Fidel y Martí

Fidel y Martí: absueltos por la historia (+Galería)

0 4

El triunfo de la Revolución Cubana, el primero de enero de 1959, vindicó a su autor intelectual José Martí, al latinoamericanismo de Simón Bolívar y a las ansías libertarias de los pueblos tercermundistas.

Fidel, guía de la primera revolución social liberadora del hemisferio occidental, comenzó a fraguar el Programa del Moncada, que lo llevó a enfrentar a Batista, gobierno golpista y representante de lo que nos legó la penetración norteamericana a partir de la maltrecha, república del 20 de Mayo de 1902.
 
Estaba en marcha la Revolución de Fidel, líder que aunó voluntades para continuar la obra de Carlos Manuel de Céspedes y realizar los sueños del Héroe Nacional José Martí, autor intelectual del Moncada.

La naciente epopeya, no estaba dirigida contra los Estados Unidos y su pueblo, sino a emancipar a la isla de los males que la aquejaban por pillaje, ingobernabilidad y ausencia de un proyecto con todos y para el bien de todos.

José Martí, a su paso por los Estados Unidos, reconoció públicamente los avances tecnológicos de esa nación y a la vez advirtió que su aplicación desmesurada, representaba peligro para América Latina.

Cuba, al igual que el resto de las naciones del continente, fue asumida por el potencial industrial de los Estados Unidos, cuyas consecuencias generaron, latifundios, pobreza y pérdida de autonomía mediante los monopolios y la corrupción, denunciadas por el abogado Fidel Castro en el histórico juicio del  Moncada, donde inscribió la antológica frase: Condenadme no importa la Historia me Absolverá.

Y la historia lo absolvió al demostrar, entre otras verdades, que el reformismo neoliberal conlleva a perecer en las fauces de prestamistas financieros, quienes hacen más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, mediante rosas a créditos, tal como predijo el apóstol.

Hoy, el desarrollo sostenible y sustentable en la nación antillana, no depende del reformismo, sino del trabajo con eficiencia e implementación paulatina de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido, aprobados en el Sexto Congreso del Partido, porque son en sí, el Programa del Moncada.

El mundo es más convulso en la actualidad, a consecuencia de la ferocidad del capitalismo y de su incapacidad para resolver los problemas que laceran a la humanidad, como la creciente destrucción del medio ambiente, pobreza, analfabetismo, insalubridad y programas de salud para todos.

Las fluctuaciones del mercado, el cambio climático por el desarrollo desproporcionado, el monopolismo y los males que genera en contra de la equidad humana, no son secuelas del Socialismo y menos de la Revolución Cubana, que cada vez más recibe el reconocimiento de la comunidad mundial por su apego a la justicia social.

Padecemos limitaciones económicas y aunque falta consagración laboral, el asedio exterior vive, genera penurias y sus efectos constituyen referencias que aplauden, quienes sueñan con destruir a la Revolución.

El bloqueo económico, financiero y comercial es aliado a la mayoría de los males que hacen menos eficiente el desarrollo integral de la nación, así lo reconoce el mundo e incluso personalidades con ideologías opuestas al Socialismo, al Programa del Moncada y a su gran conductor el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Oscar Peña Peña
Oscar Peña Peña

Ver todos los artículos de: Oscar Peña Peña

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: José Luis Pérez Parra
Webmáster: Madeline Paz Reyes
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Maricela Hernández