Teresa Fonseca Valido. Foto: Jorge Luís Peña.

¿Teresa qué luz es esa? (+Audio+Video)

0 83

La poesía ha sido la principal aliada de Teresa Fonseca Valido; el depósito favorito de sus inquietudes, de sus nostalgias y deseos más íntimos.

Un lenguaje transido por las separaciones y avatares identifica a esta mujer presente desde hace mucho en el movimiento literario puertopadrense. Refiere que la psicología y la literatura mantienen relaciones antitéticas, aunque por un misterio confluyen hacia el mismo río que es ella. Incursiona en la prosa poética y en la narrativa con un cuerpo simbólico propio y eso hilvana una obra sin concesiones. No tiene el apetito de competir, de concursar, ni es una autora que publica sistemáticamente. Sus libros se gestan en la soledad, reposan en las gavetas frías hasta que ven la luz en revistas, antologías y publicaciones periódicas. Bajo la sombra de la inconformidad vive y Pecio, su primer libro, aunque tiene una factura literaria peculiar y sólida, no lo nombra como punto de partida o acaso sus inicios van mucho más atrás.  Teresa, sabe que en la vida se escribe un solo libro, un fluir de motivaciones va quedando en la hoja o en la red, sin que los críticos puedan atrapar o identificar muchas veces esa coherencia discursiva de quien no tiene mayores pretensiones que expresarse. Por estos motivos, esta creadora puertopadrense, recibió durante el Día Mundial de la Poesía, el premio Framboyán, que destaca la obra poética de toda una vida.

La sede villazulina de la Unión de escritores y Artistas de Cuba, fue el escenario de tan merecida distinción. Poetas y escritores de la localidad departieron sus versos en un espacio que devino concierto lírico, para una tierra que apuesta por la poesía desde los mismos albores del siglo veinte.

Jóvenes clarinetistas de la agrupación, Compasillo, interpretaron piezas de diversos autores, para regalar una mañana de excelente ambiente artístico. Frank Castell González, valoró la obra poética de Teresa y sus huellas en el panorama literario local. Enfatizó, en el sacerdocio lírico, en la honestidad de su obra y en los valores literarios de su libro, Pecio. Durante el espacio literario se presentó su cuaderno de la colección Maniabo: Bitácora del migrante, colección de versos traspasada por la separación y el éxodo, vivencias familiares afines a los temas de la literatura cubana y universal.

El Framboyán, árbol torero, como lo definió Renael González Batista, identifica y estimula esa pasión de los creadores puertopadrenses de entretejer de por vida versos e imágenes, como lo hace Teresa Fonseca Valido, segura de un lenguaje que puede adentrar sus raíces en el propio corazón de la tierra y a la vez regalar esa necesaria luz al paisaje humano.

Flor de agua soy

Dobleces del espejo

en que se miran con espanto y curiosidad

los ciegos de otras luces

Traslúcido perfil irisando visiones

que acaso romperé mañana con la mano

Renovada contra toda seducción

de permanencia

Flor de agua soy   tránsito

fondo de mí misma.

Jorge Luis Peña Reyes
Jorge Luis Peña Reyes

Ver todos los artículos de: Jorge Luis Peña Reyes

Sitio web: http://unvuelosinpasaje.blogspot.com/

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos