Estatua de la Libertad de Puerto Padre. Foto: Jorge Luís Peña Reyes.

La Libertad que trasciende el mármol (+Fotos +Audio+Video)

0 138

Entre los meses de abril y mayo de 2006, la Estatua de la Libertad, de Puerto Padre, primera de su tipo en la provincia de Oriente, del escultor cubano José Vilalta Saavedra, recibió la más importante restauración desde su emplazamiento en 1904.

La obra artística  pese  a sus altos valores estéticos y de temprano emplazamiento, en los mismos albores del siglo XX,  pasa sin mucho protagonismo ante la vista del público, como un elemento más del Parque de la Independencia; aunque se ubica  sobre la base de la antigua glorieta, su presencia se disimula entre los árboles del parque, y la posición encima de un pedestal de más de dos metros de altura, la aleja de la línea visual del transeúnte, que ha de inclinarse para contemplarla.

El creador y  crítico de arte, Ángel Alberto Álvarez Carralero,  ofrece otros motivos que limitan su valoración popular.

Una, similar a esta, fue emplazada once años más tarde en el parque de Gibara, pero no del  mismo creador. Su  diferencia radica en que la estilizada mujer de la  Villa Blanca, inspirada en Aurora Pérez Desdín, sostiene en alto una antorcha en su brazo derecho y en el izquierdo, caído, un pergamino en el que se lee: 25 de julio de 1898, la  fecha en que entraron a ese pueblo las tropas mambisas al mando del Coronel Cornelio Rojas. En la base tiene inscrito el  texto: “Gibara tiene Estatua de la Libertad porque se la merece”, frase que  levantó polémicas en la prensa local hasta el  punto que lo cubrieron con otra tarja en la que se leía: “Gibara, a los libertadores de la Patria”.

La conexión con la emplazada, en la Villa Azul de los Molinos, es que Mercedes Sirvén y Pérez Puelles, la única mujer comandante del Ejército Libertador, era hermana del doctor Faustino Sirvén, segundo alcalde de Puerto Padre y quien sugirió  la creación de la estatua gibareña.

El historiador de la ciudad de Puerto Padre, asegura que el 24 de mayo de 1902, se reunieron en Puerto Padre el alcalde presidente, Enrique Rosende Parodi, el Secretario del Ayuntamiento Fernando García Grave de Peralta y un grupo de vecinos del pueblo  para deliberar y acordar sobre la erección de un monumento que recordara el advenimiento de la recién proclamada República. Las fuentes documentales precisan…

“…la idea de la erección de ese monumento partió de un grupo de amigos compuesto por los señores Miguel Barceló, Rafael Navarrete, Benito Barceló, el señor Rosende, Carlos Vázquez y él (Grave de Peralta), habiéndose ya celebrado una junta de albañiles en que se determinó que la obra sería hecha  por contribución personal…

La Cámara de Representantes emitió un Proyecto de Ley el 7 de Octubre de 1904 mediante el cual se declaró exento de los derechos de Aduana una estatua creada en Italia, para ser ubicada  en la Plaza Pública de Puerto Padre y que se encontraba en la aduana del Puerto de La Habana.

El 4 de Julio de 1907 el Alcalde Presidente Enrique Rosende Parodi y el secretario del Ayuntamiento Fernando García Grave de Peralta redactan un Certifico afirmando:

 “…que por acuerdo de esta corporación y teniendo confianza en el talento artístico y elevadas dotes del Señor Don José Vilalta de Saavedra, residente en Italia. Se le confió la ejecución de una estatua en mármol blanco, sin que para ello se  le proporcionara boceto ni idea alguna, que el señor Vilalta, ejecutó la dicha estatua, haciendo él el boceto, y la envió terminada a esta ciudad dentro del plazo convenido con el artista, habiendo llegado en perfecto estado, y finalmente que la obra resultó del agrado del público habiéndose ejecutado en Roma, la estatua que el presente atestado se refiere , representa la libertad del pueblo cubano, y es una representación alegórica de verdadero mérito y originalidad, debido al talento del celebrado autor del monumento de los estudiantes de medicina  y de la estatua de José Martí…”.

Una crónica publicada en el periódico La Discusión el 18 de octubre de 1904 precisa su emplazamiento:

 “Ayer a las 5:30 PM fue colocada la estatua de la libertad en el bonito y hermoso Parque de la Independencia, la primera piedra del pedestal fue colocada el día 20 de mayo de 1902 …”

Sobre su singularidad apunta:

“Es la primera estatua que se levanta en esta provincia Oriental desde que Colón descubrió la Isla, dato histórico que agrega este pueblo a los que ostenta ya, de ser uno de los primeros puntos descubiertos por el insigne navegante y primero también en que se izó la enseña de Cuba libre”

El documento, afirma, que se trata de la primera Estatua de la Libertad, en Oriente y seduce mi curiosidad si en el occidente fueron emplazadas otras anteriores. Tengo por seguro, que, actualmente existen solo tres similares y dos son posteriores a la de la Villa Azul, una  en Remedios, emplazada en 1906  y otra más tardía en  Gibara, en 1915.

El periodista, Carlos Alejandro Rodríguez, del portal Verbiclara, que investigó sobre las tres Estatuas de la Libertad existentes en Cuba, refiere que hubo  otras similares y anteriores o por lo menos, hubo intentos de erigirlas. Se sabe, que dos vecinos de Isabela de Sagua levantaron en 1902, en saludo a la recién inaugurada República, una réplica de la efigie neoyorquina, con más de 50 pies de altura, desde la base hasta el tope. Otras fuentes exponen que antes de ser emplazado el José Martí, del Parque Central de La Habana, creado también por Vilalta, existía en su lugar otra réplica de la Libertad  que resultó destrozada  el 10 de octubre del año siguiente, por causas de  un ciclón.

Es notable que las tres efigies son de mármol de Carrara. La de Remedios y Puerto Padre alzan el brazo izquierdo,  la existente en Gibara, igual que la de Remedios, sostiene la antorcha, pero en el brazo derecho. La de Puerto Padre tuvo en su concepción original y hasta la década del cincuenta un ramo de olivo. Las tres tienen similar estatura y altos pedestales, aunque en sus brazos caídos sostienen diferentes elementos: un escudo oval, la de Puerto Padre; una espada, la de Remedios y un  pergamino, la de la Villa Blanca.  

Inicialmente, la Estatua de la Libertad, en Puerto Padre, se emplazó al centro del escenario del anfiteatro actual. En 1956, al construirse la concha acústica, fue necesario el traslado del monumento y se decidió aprovechar la base de la antigua glorieta demolida, por esa fecha, debido a  las precarias condiciones que auguraban su derrumbe.

En el año 2006 esta obra fue sometida a un profundo proceso de conservación por el especialista del Museo Municipal “Fernando García Grave de Peralta”, Yunior Rafael García Ramírez, que devino su tesis de grado para optar por el título de Licenciatura en Artes Plásticas en la especialidad de Conservación y Restauración del Instituto Superior de Arte, ISA. El especialista, valoró el deterioro acumulado en sus 102 años de intemperismoDesintegración o alteración de la roca en su estado natural o posición natural a través de procesos físicos, químicos o biológicos. Estos procesos son inducidos o modificados por el aire, el agua o el clima., que había ocasionado erosión en casi toda la superficie por el  polvo depositado y con un crecimiento de liquen, en la pieza, entre un quince y veinte por ciento.

Pese a tiroteos que se produjeron en esa céntrica zona y el azote de tres ciclones de intensa fuerza como el Flora, el Ike y el Irma, sin ofrecerle protección alguna, la Estatua de la Libertad conserva intacto sus valores y su purísima hechura de mármol de Carrarra, en un sitio lleno de palmas y árboles que fueron derribados en diversos momentos. Solo falta en su estructura la rama de olivo forjada en bronce, de la que se conserva un fragmento. 

Se impone destacar más los valores de esta temprana obra que constituye una joya de las emplazadas en Puerto Padre. No todos se detienen ante esta maravilla y orgullo nuestro que resume, según el crítico Ángel Alberto Álvarez Carralero, las ansias de la instauración de la República como la soñó Martí  y que conecta las inquietudes de un pueblo con los códigos  universales, sello de la escultórica puertopadrense del siglo veinte. 

Jorge Luis Peña Reyes

Ver todos los artículos de: Jorge Luis Peña Reyes

Sitio web: http://unvuelosinpasaje.blogspot.com/

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos