Jesús Menéndez, perpetuación de la historia obrera (+Audio)

0 36

El vaivén de las cañas anuncia que por ahí anda todavía entre su gente el hombre de estirpe guerrera, que se sembró tal cual genuino líder obrero. Jesús Menéndez Larrondo, el hijo de un capitán mambí, que se convirtió en guía de los humildes azucareros, en excepcional dirigente sindical.

El General de las Cañas, como le denominó el Poeta Nacional Nicolás Guillén, fue asesinado el 22 de enero de 1948, por el criminal Joaquín Casillas Lumpuy. Manzanillo era el escenario del ascenso a la inmortalidad, porque desde allí su constancia se esparcía por toda la Isla y se convertía en aliento para continuar defendiendo los derechos de los azucareros.

Jesús Menéndez había nacido el 14 de diciembre de 1911. Los desmanes de la época marcaban su edad de oro, en la que escuchó una y otra vez las historias de batallas de su padre bajo las órdenes de Antonio Maceo y canciones de cuna que rememoraban leyendas mambisas.

Apenas un niño, se apartaba del estudio para sudar la camisa en los campos, heredaba el espíritu laborioso de su familia, también la rebeldía ante la injusticia social.

En aquel entonces su tez oscura y la falta de privilegios económicos, le ubicaban en blanco del odio de los dominantes. Había razones para avivar su carácter y volverse rebelde, muy rebelde.

Por eso muy pronto,  se convertía, en defensor de humildes trabajadores, de blancos y los negros, de todas y todos.  Tenía una envidiable inteligencia natural, que lo proveía de un verbo pulcro y llano, de ahí una oratoria excepcional devenida látigo contra los explotadores.

Sin más enseñanza académica que la de los cuatro primeros grados elementales de la escuela pública, ascendió desde el central azucarero hasta el Parlamento burgués y los congresos internacionales, para defender los intereses de su clase y de su pueblo, para combatir sin flaquezas a la oligarquía, al imperialismo.

Por su nobleza singular, y  ante la imposibilidad de callar su voz, los enemigos del General de las Cañas,  decidieron eliminarlo físicamente, pensando que podrían así matar sus ideas y su ejemplo. Qué lejos estaban de pensar que todavía anda entre los azucareros, entre cubanas y cubanos su fecundo obrar, porque Menéndez es perpetuación de la historia obrera.

Sugerimos escuchar el siguiente audio

Rosa María Ramírez Reyes

Periodista. Miembro de la UPEC.

Ver todos los artículos de: Rosa María Ramírez Reyes

Sitio web: https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos