Osvaldo Alleyne Killdan, corazón ardiente del que emana pasión

0 65

Consagración al trabajo, respeto hacia el cuerpo físico, servicio e integridad, son elementos a los que consagró la vida Osvaldo Alleyne Killdan.

Aquel niño de corazón ardiente, dominado por un espíritu tan rebelde como inexplicable, alcanzó la dimensión mágica, honda y espiritual cuando a la edad de 15 años, tropezó de golpe con la Educación Física,  pasión que hasta hoy dominó cada uno de sus actos.

Fue en la localidad azucarera de Delicias donde nació en 1955, fruto de un matrimonio formado por un barbadense y una cubana que interpusieron el amor a una época marcada por una encarnizada lucha de clases.

La nebulosa propia de los años provoca confusión y no sabe si recuerda o le contaron que siendo apenas un niño de tres años lo vistieron con los colores rojo y negro del 26 de julio. O de aquel fin de año, en 1958, donde la palangana de agua lanzada a la calle por la madre llevaba implícita un único deseo: “que Batista se marchara”.

Campeón de pelota fue lo que siempre quiso ser. Soñaba con igualar a Oscar Suárez y a otros tantos destacados jugadores mientras los observaba entrenar cada tarde en el estadio del barrio.

Sin embargo, cuando aceptó en 1970, la propuesta para realizar un curso emergente como Profesor de Educación Física, no sabía que la verdadera vocación guiaba sus pasos.

Como una escuela en toda la extensión de la palabra, define aquel provechoso año que sirvió de fundamento a toda su carrera profesional y donde adquirió todos los elementos necesarios para convertirse en la persona que es hoy.

En varios centros educacionales de Puerto Padre, dejó huellas imborrables como ejemplar educador. Muchas generaciones de instructores bebieron de su sabia y se formaron bajo su supervisión.

 

No obstante, fue en San Ramón donde consagró sus mayores energías y en retribución vio cumplidos sus más anhelados sueños y las más caras expectativas.

Julio de 1982 marca en el almanaque acontecimientos trascendentales en la vida de Osvaldo Alleyne Killdan.

Formalizar la relación con Milly, el gran amor de su vida y tener que partir, solo tres días después en Misión Internacionalista hacia la República Popular de Angola fue sin dudas, una decisión donde el alto grado de compromiso con la patria se interpuso al deseo humano de quedarse al lado de la mujer amada.

Una tarde mientras repasaba las cartas llegadas desde Cuba, el edificio que los albergaba sufrió un atentado donde murieron 15 compañeros y 68 resultaron heridos. Por alguna causa inexplicable Osvaldo salió ileso. Tal vez el amor impreso en las epístolas que leía lo protegió.

Aún así, otras dos veces salió del país para cumplir con la patria en la República Bolivariana de Venezuela. La primera vez como fundador del programa Barrio Adentro, mereció diploma que exhibe la firma de Hugo Chávez Frías como recordación perenne de su colaboración en pos de la integración latinoamericana soñada, tal como expresa la dedicatoria.

Atesora con mucho cariño el último discurso de Hugo Chávez hablándole al pueblo bajo la lluvia inmortalizado en una foto histórica, porque en esa ocasión él estuvo presente.

Tras el regreso definitivo a la patria en 2014 y una formación más consolidada como preparador físico decide volver al INDER como metodólogo municipal; también porque necesitaba brindar más atención a la familia.

Sin embargo, cada etapa en la vida de Osvaldo Alleyne Killdan tiene un denominador común, la consagración que le imprime para hacer de cada una de ellas un manantial de pasión.

 ******************

Niuvis Ivón Torres González
Niuvis Ivón Torres González

Directora de la Emisora Radio Libertad.

Ver todos los artículos de: Niuvis Ivón Torres González

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos