Recuerdo de un día de verano

0 103

De La Llanita, cuentan mis padres que, en sus tiempos de juventud, era el lugar preferido por los que visitaban ese pedazo del litoral, donde lucen sus mejores bondades las playas de Puerto Padre.

Desde entonces, cada verano se convirtió en un sitio de obligada visita, donde recuerdo las primeras vacaciones de mi niñez.

El viaje se hace largo por las curvas, los “baches” y el mismo paisaje por todos lados. Hay tiempo para pensar hacia dónde vamos y sentir el calor del sol que se refleja en el camino. Luego de más de media hora, la nariz advierte que algo salado está próximo, los ojos están atentos, pronto verán la maravilla azul…

Y por fin, el mar. Penetra porfiado, tierra adentro, allí donde la naturaleza abrió una brecha. A unos 18 kilómetros de la cabecera municipal se halla, de un lado, El Socucho; del otro, La Boca, La Llanita, y más allá mar abierto.

Al estirar las piernas fuera de la guagua, encontramos una tierra de pescadores, de casas de verano y de barquitos anclados, que parecieran adornar la costa. A pesar de su denominación despectiva, El Socucho es ciertamente un rincón donde olvidarse del cansancio y disfrutar la playa.

Unos pasos hacia el muelle, aguarda la embarcación que nos trasladará hacia el otro lado. El trayecto es corto y relajante, atrae por el misterio que entraña el mar: las corrientes, las profundidades, las criaturas descubiertas y aún por descubrir; todo debajo de los pies del viajero.

En la otra orilla esperan la música, pregones de todo tipo, kioscos, paladares, tapasoles; pero también aguas tranquilas y frescas. En su interior se hunden los bañistas, tratando de despojarse de las altas temperaturas que nunca varían.

Buscamos un lugar en la arena, más allá de la multitud. Un camino marcado por los pasos de otros vacacionistas, nos lleva al playazo conocido como La Llanita. Las olas rebeldes vienen a besar la ensenada.

Allí el mar me habla, me llena de paz, como si en sus aguas se hallara algún remedio infalible contra las tormentas de la vida cotidiana. Como mis padres, este también promete ser el lugar elegido para almacenar recuerdos que, de seguro, compartiré con nuevos herederos de las playas de mi niñez.

(Fotos: Liliana Escalona Zambrano)

Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Dallamy Liliana Escalona Zambrano

Ver todos los artículos de: Dallamy Liliana Escalona Zambrano

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos