Maida, una mujer que junto a las hortalizas cosecha fortaleza y voluntad (+Audio)

0 67

Bañada por el sudor bajo intensos rayos del sol, manos llenas de lodo y un pañuelo que casi cubría su rostro, mientras fijaba la mirada en un cantero de lechuga. Así encontré a Maida Hernández Panqueque, en el huerto de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) La Horqueta, en San Manuel, a unos 5 kilómetros de la ciudad de Puerto Padre.

En el diálogo con Maida descubrí que es obrera agrícola de esa cooperativa hace 14 años, a la cual llegó buscando un sostén económico para sus hijos, que recién quedaban huérfanos de padre.

Cuenta esta mujer que en sus inicios realizaba el desyerbe en los campos de caña, hasta formar parte, hace 4 años, del colectivo del huerto.

Unas dos hectáreas atiende Maida junto a otros dos obreros. Su misión es sembrar lechuga, remolacha, frijol chino y otras hortalizas, garantizándole la protección de plagas o enfermedades con barreras biológicas y otros medios.

Desde las primeras luces del día hasta la tarde, Maida Hernández Paneque labora en el huerto, donde tienen, además, garantía de agua potable para el riego.

Las verduras que obtiene esta mujer se destinan al consumo de los cooperativistas, ventas a la población en ferias agropecuarias y entrega al sistema de acopio.

Ahora, Maida, junto al resto de los obreros, tiene la misión de cosechar hortalizas, viandas y otras producciones para abastecer a la fuerza laboral que intervendrá en la zafra próxima.

La vida de esta fémina de 50 años de edad ha transcurrido en la UBPC La Horqueta entre limpia de caña, hortalizas y búsqueda constante de soluciones a la escasez de recursos y otras adversidades.

En la cooperativa, Maida también se ha superado y actualmente está capacitada para enfrentar al caracol gigante africano si llegara aparecer en las plantaciones.

Maida llegó a la cooperativa con la motivación de sostener económicamente a sus hijos, que ya se han convertido en hombres y mujeres, y hoy declara que siente como su otra familia a los trabajadores de esa unidad.

“Me quedé, porque como dijo Martí, el trabajo hace crecer y nos prepara por muy duro que sea. La agricultura no mata, por el contrario, nos hace reconocer más el valor de las cosas porque ese es nuestro esfuerzo y de esa labor vivimos mujeres como yo”, confiesa Maida.

A primera vista salta la valía de esta mujer, pero al calor  del diálogo se va trenzando una historia de fortaleza y valentía de lo que ha sido su vida. En los campos cubanos habitan muchas Maidas que se levantan cada mañana para también de la tierra cosechar voluntad.

Leidiedi Gómez Hidalgo
Leidiedi Gómez Hidalgo

Periodista. Miembro de la UPEC.

Ver todos los artículos de: Leidiedi Gómez Hidalgo

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos