Las colas, mal necesario en tiempos de crisis

0 90

Las colas parecen ser el sello distintivo en la cotidianidad cubana. Escaseces materiales y desabastecimiento de productos de primera necesidad generan resquemor en el pueblo que reacciona de forma exagerada para almacenar más allá de las propias carencias.

Bajo estos argumentos, el entorno puertopadrense exhibe a diario aglomeraciones en todos los comercios, que devienen fuente de preocupación para las autoridades en medio de un contexto epidemiológico complicado.

Tomado de cubahora.cu

Aún así,  el principal problema no son las colas, sino la falta de percepción de riesgo entre quienes no respetan el distanciamiento social como principal medida de prevención ante la COVID-19.

Una masa humana compacta se agrupa en los portales, incluso antes de saber cuál es el producto en venta.  Preocupa y mucho, observar en las colas a un número considerable de madres con niños, discapacitados, adultos mayores y mujeres embarazadas en acto soberbio de total irresponsabilidad.   

Otra arista que inquieta sobre el tema, es los acaparadores. Personas inescrupulosas lucran con las necesidades y buscan a cualquier precio sacar provecho de la situación.

Con total impunidad actúan estos individuos en los barrios ante la mirada impasible de todos.

Una amplia gama de ofertas encuentran expresión en productos deficitarios que revenden a precio de oro e insostenible para un simple trabajador.

Así podemos encontrar con importes triplicados champú, aceite, pollo, pasta dental, jabón, detergente y hasta ventiladores.

Vergonzoso resulta también, observar cómo navega en grupos de compraventa en las redes sociales, la promoción a estos artículos y a la forma de contactar a los vendedores.

Tomado de cubahora.cu

La reflexión es la siguiente: No permanecer impasibles ante un hecho que nos convierte en cómplices de una problemática social clasificada hoy, como la principal vulnerabilidad en tiempos de pandemia.

Un análisis simple del asunto permite concluir que la causa de este desorden radica en nosotros mismos al resultar mercado seguro de esta lucrativa práctica.

Es deber ciudadano denunciar para no ser parte en un proceder censurable que daña, no solo a las víctimas, sino también a los más puros valores humanos de quien lo ejecuta.

No basta con criticar y lamentarnos; escojamos la manera correcta de enfrentar el problema y decidamos si queremos ser parte activa o pasiva en la solución.

Niuvis Ivón Torres González
Niuvis Ivón Torres González

Directora de la Emisora Radio Libertad.

Ver todos los artículos de: Niuvis Ivón Torres González

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos