Coleros en Cuba, mal que lacera nuestras esencias

0 60

Ser parte de la solución o del problema es la disyuntiva a la que nos enfrentamos hoy los cubanos ante el incremento de las colas y los coleros.

El contexto económico actual limita el abastecimiento de productos de primera necesidad, lo que, unido a la situación epidemiológica imperante provocada por la pandemia, nos ubica en un escenario de muy difícil manejo.

Para la mayoría, la incertidumbre del  momento genera inquietud y malestar. Otros que son minoría buscan en la escasez formas inescrupulosas de subsistencia.

Sugerimos: Las colas, mal necesario en tiempos de crisis

Varias actividades económicas ilícitas, encuentran expresión en aristas que van desde la especulación y el acaparamiento, hasta la venta de turnos o los insultos e indisciplinas para provocar caos y desorden.

Este es un fenómeno que mantiene preocupadas a las máximas autoridades de Puerto Padre, aunque no tiene de ninguna manera carácter territorial. Es un hecho que ocurre en todo el país y para su solución es necesaria la articulación del pueblo con las organizaciones y las instituciones estatales.

La reventa a precios triplicados de artículos deficitarios, es una práctica cada vez más común, entre quienes aprovechan la difícil coyuntura para lucrar con el mal ajeno y de paso darle una estocada casi mortal, a la sensibilidad humana.

Es imposible no sentir vergüenza. Con total osadía estos ciudadanos, escudándose en la escasez, proponen detergente, champú, pasta dental, aceite, toallitas húmedas, ventiladores y cuanto producto falta en las tiendas.

Imagen: http://www.giron.cu

Lo más lamentable es la impunidad con que lo hacen. Valiéndose de cualquier escenario o plataforma.

Algunos son de la opinión que el asunto debe ser resuelto desde las instituciones de Gobierno; critican la nociva práctica, mientras piden a gritos que se resuelva.

Sin embargo, es esta una problemática que solo tendrá fin si entre todos cerramos filas y la enfrentamos de manera resuelta, porque coleros, revendedores y acaparadores, nos complejizan hoy la situación y nos la tornan mucho más difícil.

Somos el mismo pueblo que brinda ayuda humanitaria en 35 naciones para enfrentar la pandemia, el que no tembló cuando un buque necesitó atracar en puerto seguro mientras muchos le negaban asistencia.

El que en el barrio ayuda al necesitado y comparte los víveres con el anciano solo o la vecina enferma.

Lo que ocurre en las comunidades hoy con la reventa de productos de primera necesidad es un actuar incompatible con los más puros valores del pueblo cubano.

Es como pretender borrar de golpe y porrazo todo lo que de solidaridad y humanismo aprendimos en un sistema donde esas premisas son banderas que nos guían en medio de la tormenta.

En un país donde el mercado resiste a duras penas en medio de un recrudecimiento al bloqueo y la crisis económica mundial generada por la pandemia no es posible acabar con las colas, pero sí podemos unir fuerzas para arrancar de raíz un mal que lacera nuestras más auténticas esencias.

(Imagen tomada de Cubadebate)

Niuvis Ivón Torres González
Niuvis Ivón Torres González

Directora de la Emisora Radio Libertad.

Ver todos los artículos de: Niuvis Ivón Torres González

Artículos en esta Categoría:

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Digital

Editor: Dallamy Liliana Escalona Zambrano
Webmáster: Yanet Acosta Valdés
Informático: Rubén Sobrado Martínez

Dirige Radio Libertad:

Directora: Niuvis Ivón Torres González
Subdirectora Prog. e Inf.: Karina Polo Tamayo
Informativo: Rosa María Pérez Santos