Ávalo, un hombre de historia en el Poder del Pueblo

Mi gente

En 1976 echaba a andar la nueva división política- administrativa, en Cuba, aparecía en los mapas de la Isla la provincia de Las Tunas. El día 7 de noviembre de ese año, marcaba un nuevo paso en el hacer del poder del pueblo, se fundaba el órgano de gobierno, que se encargaría del desarrollo económico y social de la región.En el antiguo cuartelón, de la capital provincial, hoy sede de la Central de Trabajadores de Cuba, CTC, ocurría la constitución de la Asamblea Provincial del Poder Popular, y un puertopadrense asumía como su primer presidente: Enrique Avalo Bosch.

Durante 2 mandatos este hombre, cuya dignidad y sencillez resaltan encaminó el trabajo, junto a Lino Amarelles, vicepresidente e Ignacio López, secretario.

40 años después Avalo rememora el hecho, lo hace con la misma pasión de entonces. “Por ese tiempo me desempañaba como jefe de departamento agropecuario en esta región, cargo al cual llegué tras laborar en la organización en Manatí, Puerto Padre y Jobabo, durante los primeros años de la década del 70, me designan vicepresidente de la comisión organizadora de la constitución de los órganos locales y luego me eligen presidente de la Asamblea provincial, el 7 de noviembre de 1976”.

Él ha obrado con honestidad y disciplina en cada puesto de dirección donde se desempeñó desde joven; es el puertopadrense que más intercambios ha sostenido con el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro, lo cual lo convierte en hombre muy afortunado.

Enrique Avalo Bosch es de esas personas que en Puerto Padre casi todos conocen. Su hacer desde joven en responsabilidades políticas y gubernamentales constituye junto al asistir en 3 oportunidades a congresos del Partido aval suficiente para la admiración y respeto de sus semejantes.

Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *