Pan se multiplica con esfuerzo y trabajo (+Audio+Galería)

Galerías Mi gente

Las primeras luces del día siempre le sorprenden recorriendo los campos y es que, Silverio Téllez Pérez, se dedica a la producción de cultivos varios desde hace más de 5 años, aunque desde niño conoce la tierra, pues procede de una familia campesina.

Menciona, Pin, como lo conoce todo el mundo, que fue creciendo en el seno de una gran familia con vocación de amar la tierra; esa que les daba el sustento diario, sembrando maíz, frijoles, plátano y criando cerdos, gallinas, entre animales.

Con el deseo de experimentar por sí mismo, Pin, solicitó en la zona de Guabineyón 2, a unos 4 kilómetros de la carretera, unas 5 caballerías de tierra en usufructo.El usufructo (del latín: usus fructus, «uso del fruto») es un derecho real de goce o disfrute de una cosa ajena. La persona titular del usufructo es mero tenedor respecto de la cosa, pero no su dueño ni poseedor. Tiene la mera tenencia sobre la cosa, pero no la propiedad.

Lea más aquí: Decreto-Ley 300 Sobre la entrega de tierras estatales ociosas en usufructo

Luego de que le aprobaran las tierras que solicitó, Téllez Pérez, inició con el desmonte de marabú, período del que recuerda:

“… fueron días duros de trabajo, pero poco a poco logré limpiar el área con ayuda de mi hermana Silvia, mi cuñado y los sobrinos, todos productores como yo”

Estudió el suelo y supo que era apto para las viandas, por ello el mayor terreno lo dedica al plátano, la yuca, y otra parte al maíz y a las hortalizas, de éstas últimas, entregó en lo que va de año, cerca de 300 toneladas de col, obtenida con métodos agroecológicos.

La sequía afecta sus producciones, pero su empeño no conoce de obstáculos, tanto es así en la actualidad sobrecumple las entregas a la Cooperativa de Crédito y ServicioLas CCS son organizaciones asociativas donde se mantiene la forma individual de propiedad de la tierra y otros bienes productivos, el trabajo se organiza como economía familiar. Paco Cabrera (CCS), de Maniabón y aporta a otras unidades agropecuarias que necesitan alimentos en tiempo de zafra, así como a hospitales, hogares maternos o círculos infantiles.

Cuando de productores agrícolas se habla, en Puerto Padre, hay que mencionar en primer lugar a Silverio Téllez Pérez, el moreno de más de 40 años de edad, que en la zona de Guabineyón 2, no se sienta a mirar qué hacen los demás; el sol le agobia, el sudor le corre por su cuerpo, pero en la mejor compañía, la de su familia, siembra, realiza las atenciones culturales… cosecha y es que Pin sabe que el pan se le multiplica, con esfuerzo y con trabajo.

Fotos: Leidiedi Gómez Hidalgo

[su_custom_gallery source=»media: 1044,1045,1046″ link=»lightbox» title=»never»]

Leidiedi Gómez Hidalgo

Periodista. Miembro de la UPEC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *