Fidel y el Partido

Fidel por siempre

Dentro de la significación histórica que le otorgó Fidel a la Victoria de Playa Girón está, la de ser baluarte en la fortaleza del Partido Comunista de Cuba; así durante las conmemoraciones de la primera derrota del imperialismo yanqui en América, el 19 de abril de 1981, expresó:

[…] En Girón se proclamó el carácter socialista de nuestra Revolución; en Girón prácticamente se forjó nuestro Partido. Por aquella época trabajábamos, precisamente, en la tarea de unir las fuerzas revolucionarias en una sola organización, bajo una sola dirección. Podemos decir por ello que, coincidiendo con ese momento en que llevábamos adelante esta tarea, quedó forjado nuestro Partido. Por eso se considera el 16 de abril, fecha de la proclamación del carácter socialista de nuestra Revolución, como la fecha de la fundación de nuestro Partido.

En concepto de unidad el Partido tenía su eje central para Fidel, el 9 de mayo de 1991, dijo:

Para nosotros fue una enorme victoria lograr esa unidad revolucionaria, que ha jugado un papel decisivo en esta resistencia [frente] a Estados Unidos, que siempre ha tratado de dividir al pueblo, de dividir las fuerzas, de dividirlo todo. De modo que para nosotros tener un Partido fue una gran victoria lograda en el proceso revolucionario, que está a tono con nuestra tradición y que ha sido instrumento esencial en la defensa del país y en la supervivencia de la Revolución.

Si tenemos un Partido de calidad, tendremos Revolución de calidad, sentencia Fidel el 21 de octubre de 1975.

La historia de los procesos revolucionarios demuestra que a veces se han seguido rumbos torcidos, que a veces se han cometido errores; de ahí la importancia de que el Partido sea de una calidad absoluta, y sea una garantía contra el error, por su apego a los principios, por su capacidad, por su unidad, por su espíritu fraternal.

[… ] Si tenemos un Partido de calidad, tendremos Revolución de calidad por mucho tiempo, y si la calidad está en la raíz del Partido, tendremos por mucho tiempo un Partido no solo bueno, sino cada vez mejor.

Y llamada el Comandante en Jefe, a ejercer la crítica y la autocrítica como medio para enfrentar y resolver las debilidades y deficiencias que se presentan en la actividad individual y colectiva de nuestros cuadros y militantes. El 17 de diciembre de 1980 diría al respecto:

Debemos reconocer que la crítica y la autocrítica aún no se practican en la medida necesaria en la vida cotidiana de las organizaciones de base y organismos de dirección del Partido, a pesar de que ellas son un instrumento esencial para enfrentar y resolver las debilidades y deficiencias que se presentan en la actividad individual y colectiva de nuestros cuadros y militantes, y muy especialmente en los organismos de dirección y en las organizaciones de base.

[..] Es necesario que los organismos y organizaciones del Partido continúen prestando una atención especial al cumplimiento riguroso de esta norma de nuestra actividad partidista.

El Partido está dedicado a no retroceder en el camino de la lucha contra lo mal hecho, contra todas las debilidades y deficiencias, y a mantener con firmeza la exigencia y la disciplina a sus militantes, a fin de que sirvan de ejemplo a imitar por toda la sociedad.

José Luis Pérez Parra

Licenciado en Comunicación Social y Diplomado en periodismo radiofónico por el Instituto Internacional de Periodismo. Miembro de la UPEC. Director y guionista de programas radiales.

http://portuspatris.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *