Fidel: Maestro por siempre de generaciones

Fidel por siempre

«Por la educación vivió y luchó Fidel. Movió sus energías por transformar Cuba, Latinoamérica y el mundo, porque no era posible la educación para todos, sin justicia para todos. La Revolución se hizo para la justicia y la educación, que es lo mismo que decir para la vida. Con la educación la Revolución es verdadera. La educación enraíza la idea de la Patria, y con Martí pensamos que Patria es humanidad, así ha expresado, Katiuska Blanco, autora de libros sobre Fidel como: Todo el tiempo de los cedros y Fidel Castro: Guerrillero del Tiempo

«Fidel fue un maestro» que consideraba la educación como antídoto esencial contra la tragedia, subrayó, y lo llamó el «eterno inconforme», que lamentaba la falta de tiempo para darnos más, expresa la periodista.

Las experiencias del Comandante en Jefe en su niñez, lo sufrido, indagó Katiuska Blanco, lo colocó junto a los que nada poseían y en favor de una educación nueva, cuyos componentes esenciales fueran el amor; la enseñanza para vivir plenamente en el disfrute de la naturaleza y la cultura; la importancia de forjar el carácter, la espiritualidad, la bondad y la capacidad de sacrificio; las martianas ideas del bien y la virtud; claves de lo que él consideraba imprescindible para los seres humanos.

«Se habla siempre de la Campaña de Alfabetización, pero ella fue precedida de esfuerzos que empezaron mucho antes», señaló, y puso como ejemplo la creación de la Academia Abel Santamaría en prisión, las clases que impartía el Guerrillero Heroico a los combatientes rebeldes para que aprendieron a leer y escribir en la Sierra Maestra, y luego del triunfo de la Revolución la creación del contingente de Maestros Voluntarios, las 10 000 aulas surgidas en 1960 y la escritura y publicación de libros de textos sobre la Historia de Cuba.

La educación fue una permanente preocupación del Comandante Fidel Castro, sus visionarias ideas impregnadas de gran humanismo, dignidad y ética constituyen un gran legado e inagotable fuente de inspiración y ejemplo para los maestros cubanos.

En discurso pronunciado en el acto de apertura del Primer Congreso Nacional de Maestros Rurales, efectuado en el teatro del Palacio de los Trabajadores, 27 de agosto de 1959, Fidel conceptualizó:

“(…) el magisterio más que una profesión, es en realidad una vocación; porque con lo que ha cobrado el maestro, con el estándar de vida que ha tenido el maestro, se puede ser maestro por vocación, más no por profesión”.

Tomado de agencias.  Editado por: José Luis Pérez Parra.

José Luis Pérez Parra

Licenciado en Comunicación Social y Diplomado en periodismo radiofónico por el Instituto Internacional de Periodismo. Miembro de la UPEC. Director y guionista de programas radiales.

http://portuspatris.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *