Sequía en Las Tunas

Nuevos retos de Las Tunas frente a la sequía

Las Tunas

Las Tunas. – La escasez de precipitaciones es una realidad que a veces los tuneros hemos asimilado como un mal presagio y otras como recordatorio de la necesidad de ahorrar el agua que parece escurrirse, particularmente, en esta geografía.

Hoy en la provincia los embalses administrados por Recursos Hidráulicos se encuentran a solo un 25 por ciento de su capacidad.

El sector agropecuario, cuyo fin tributa directamente a la alimentación de cada familia, transita por una situación igual de tensa con el abasto a sus unidades, y por estos días laboran para asegurar que los animales en el período más seco se desarrollen sin contratiempos.
Alrededor de 200 mil hectáreas de pastos naturales y artificiales, king grass, caña azucarera y forrajes proteicos son destinados a la ganadería, pero en condiciones de sequía no satisfacen la demanda de las reses. Por esta razón se impone aprovechar desde ya los escasos aguaceros que caen en su entorno para incrementar la siembra de alimentos.

Vacas alimentación
Foto: Periódico 26

La estrategia de suministrarles a los rebaños altos volúmenes de residuos de cosechas, generados por los cultivos varios y la agricultura cañera, más diversos subproductos de la industria del azúcar y otras combinaciones, va encaminada a proteger al ganado.
Ese uso del agua resulta de los mayores retos que sobrevendrán en el período, pues muchas de las fuentes del territorio se agotan rápidamente, a lo cual sumamos la escasez de medios para el bombeo y el traslado del líquido.
Ante la falta de lluvia, el empeño de los ganaderos no se ha hecho esperar.  Continúan construyendo y reparando tranques, pozos, bebederos, pipas y molinos de viento e incrementan la instalación de bombas respaldadas por paneles solares.
Por su parte, la campaña de siembra de frío, que garantiza más del 60 por ciento de las viandas, granos y hortalizas que llegan a la población, demanda unos 83, 9 millones de metros cúbicos, de los cuales apenas el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos puede ofrecer el 86 por ciento, debido a la situación de los embalses.
Los municipios con mayores afectaciones son Jesús Menéndez, Puerto Padre, Majibacoa, Jobabo y Manatí. Y en lo adelante este panorama puede complejizarse, pues sus reservorios se encuentran apenas al 26 por ciento de la capacidad total.
Actualmente cinco máquinas de riego, tecnología de punta que ha adquirido el país, están detenidas por falta del líquido y si no mejora la situación esta cifra aumentará a 12, lo cual se traducirá en más de tres mil hectáreas, cuyas cosechas correrán el riesgo de afectación.
La sequía amenaza con golpear más fuerte a la economía tunera. La población desempeña un rol protagónico en el enfrentamiento a este caos natural. Los tiempos actuales imponen que cada familia haga uso racional de tan vital recurso, de otra manera la difícil tarea de producir, contra cualquier obstáculo, puede caer también en alarmantes números rojos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La estrategia de suministrarles a los rebaños altos volúmenes de residuos de cosechas, generados por los cultivos varios y la agricultura cañera, más diversos subproductos de la industria del azúcar y otras combinaciones, va encaminada a proteger al ganado.
Ese uso del agua resulta de los mayores retos que sobrevendrán en el período, pues muchas de las fuentes del territorio se agotan rápidamente, a lo cual sumamos la escasez de medios para el bombeo y el traslado del líquido.
Ante la falta de lluvia, el empeño de los ganaderos no se ha hecho esperar.  Continúan construyendo y reparando tranques, pozos, bebederos, pipas y molinos de viento e incrementan la instalación de bombas respaldadas por paneles solares.
Por su parte, la campaña de siembra de frío, que garantiza más del 60 por ciento de las viandas, granos y hortalizas que llegan a la población, demanda unos 83, 9 millones de metros cúbicos, de los cuales apenas el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos puede ofrecer el 86 por ciento, debido a la situación de los embalses.
Los municipios con mayores afectaciones son Jesús Menéndez, Puerto Padre, Majibacoa, Jobabo y Manatí. Y en lo adelante este panorama puede complejizarse, pues sus reservorios se encuentran apenas al 26 por ciento de la capacidad total.
Actualmente cinco máquinas de riego, tecnología de punta que ha adquirido el país, están detenidas por falta del líquido y si no mejora la situación esta cifra aumentará a 12, lo cual se traducirá en más de tres mil hectáreas, cuyas cosechas correrán el riesgo de afectación.
La sequía amenaza con golpear más fuerte a la economía tunera. La población desempeña un rol protagónico en el enfrentamiento a este caos natural. Los tiempos actuales imponen que cada familia haga uso racional de tan vital recurso, de otra manera la difícil tarea de producir, contra cualquier obstáculo, puede caer también en alarmantes números rojos.

Periódico 26

Diario digital de la provincia de Las Tunas, Cuba

http://www.periodico26.cu/index.php/es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *