Emiliano Salvador

Con Emilianito siempre

Mi gente

Uno de los virtuosos que marcó pautas en la música cubana fue, Emiliano Salvador Pérez, nacido en Delicias, el 19 de agosto de 1951, hace hoy 66 años. Su mano izquierda fue la admiración de sus homólogos que veían en él una ritmática y un sentido de la independencia que, según algunos críticos, rozaban lo asombroso.

El temprano estudio de la percusión caracterizó su peculiar manera de pulsar las teclas del piano. Su padre fue su primera inspiración en aquella orquesta que le resultó familiar desde pequeño. Por otra parte, ese genio creador que le caracterizaba le permitía construir y crear melodías que, a partir de Emilianito, ya no serían las mismas.

Emilianito
Emilianito Salvador

Su nobleza y talento fue admirado en su intensa pero corta vida. Chucho Valdés dice que de todos los pianistas cubanos prefiere a Emilianito. Esos montunos que nadie como él sabía tocar, resultan indiscutibles.

Si Mario Bauzá no le hubiera dado partida de nacimiento al jazz latino, Emilianito se hubiera encargado de entregarle esa sonoridad que asombró a muchos cuando Bobby lo prohijó, al tiempo que desarrollaba su festival Jazz Plaza, al que Emilianito asistía como una de las atracciones principales.

La Villa Azul se inscribe en el panorama nacional de las artes con la pieza A Puerto Padre me voy que hasta hoy le hace volver una y otra vez a una ciudad que lo recibe como si nunca se hubiera marchado.

Esta, entre muchas razones, son suficientes para que lo quisieran sus semejantes por el amor a su tierra, porque nadie puede amar a su país si primero no ama al terruño que lo vio crecer.

Emilianito Salvador con sus padres
Emilianito en familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *