Abel Sastre Matos

Abelito por la preservación de la memoria histórica en Puerto Padre

Mi gente

Cuando empezó la carrera de licenciatura en Ciencias Sociales, Abel Julio Sastre Matos no imaginó que la vida y su perseverancia lo llevarían a los caminos que transita: es un humanista que se ha dedicado con pasión a investigar y hoy muchos de sus materiales son fuente indispensable para el conocimiento del pasado puertopadrense.

Sus años de dirigente juvenil y de funcionario a nivel municipal, forjaron en él una gran capacidad para el trabajo documental, cualidad apuntalada desde el año 2005 cuando comenzó a laborar como museólogo en el Museo Polivalente Fernando García Grave de Peralta.

Desde entonces, sus pupilas verdes se llenaron de avidez por todo el pasado reunido en grandes vitrinas y archivos; revistas, fotos, objetos insospechados: todo lo motivó a reconstruir pasajes relevantes y procesos que se desarrollaron, y a interpretarlos ateniéndose a criterios de objetividad.

Así hoy los habitantes, en esta región, le agradecemos a Abel Sastre Matos al menos 2 investigaciones anuales, durante 11 calendarios, entre las que resaltan la biografía de la escultora mexicana Electa Arenal Huerta que dejó memorables obras en Puerto Padre como el mural, Canto a la Revolución, ubicado en la fachada del Hospital Pediátrico.

Lea más aquí: Para que perdure el Canto (+Audio+Galería)

El mérito de revelar acontecimientos del pasado mediante la investigación, no le hacen un ser inaccesible, retraído o solitario. Al contrario, nadie ha podido dejar de llamarle Abelito porque, aunque ya pasa de los 50, proyecta jovialidad, fruto de un carácter sociable, alegre, activo, asertivo, siempre en búsqueda de sensaciones.

A Abelito lo inspiran personas como el Che, gente que da lo que no tiene por el otro; le fascina compartir tiempo con su familia y es un ferviente lector, pero nada le atrae tanto como investigar.

Y si la historia es devolver a la sociedad aquel devenir que el tiempo y la manipulación han escamoteado, y ello solo es posible interrogando a los documentos viejos y examinándolos desprejuiciadamente; si la Historia, más que su memoria, es su crítica, podemos concluir que estamos ante un investigador de la Historia digno de ser atendido por su rigor y honestidad.

Por todo eso hoy, Abel Julio Sastre Matos, Abelito, inscribe su nombre al lado de otros grandes historiadores locales como Fernando García Grave de Peralta, Ramón Garrido Padilla, José Ramón Fernández Mengual, Pedro Guerra Bombín y Ernesto Carralero Bosch.

Quienes lo conocen pueden dar fe de un fuego su mirada, esa chispa que se ve en los ojos de las personas que sienten y aman lo que hacen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *