gas licuado

Aseguran que venta liberada de gas licuado llegará a Puerto Padre este año

Puerto Padre

Puerto Padre está entre los municipios de la provincia de Las Tunas, para los que se concibe, en el 2018, el beneficio de la venta liberada de gas licuado a precios no subsidiados, como parte del programa que incrementa las opciones de cocción de alimentos a la población y tributa al uso racional de la energía, según informa el sitio Tiempo 21.

Forman parte, además, del proyecto los centros urbanos de Amancio, Colombia, Jobabo, Jesús Menéndez, Manatí y Majibacoa, donde se crearán puntos para el expendio del combustible doméstico.

Según informó José Luis Mora Pérez, director comercial de CupetEs la organización estatal cubana encargada  de satisfacer eficazmente el suministro de combustible y lubricantes al mercado nacional, maximizando el valor de los combustibles nacionales con productos competitivos en el área del Caribe, basados en la aplicación de tecnologías de avanzada y un potencial humano altamente calificado y comprometido con el desarrollo del país., tras la gasificación de la cabecera provincial, iniciarán el servicio progresivamente en las mencionadas localidades con el propósito de favorecer a más de 40 mil familias.

Precisó, que el avance de la alternativa requiere de inversiones en la edificación y adaptación de inmuebles para el almacenamiento y la venta de los cilindros de 10 kilogramos, proceso que requiere del apoyo de los gobiernos locales.

Según dijo la fuente, la modalidad de venta iniciará por los municipios de Jesús Menéndez y Amancio, que poseen infraestructuras creadas.

«La idea es que al cierre de diciembre del 2018 todas las cabeceras municipales estén vendiendo gas licuado liberado, en condiciones seguras y para ello disponemos de los recursos necesarios y el suministro de Elf Gas Cuba S.A, en Santiago de Cuba» aseveró Mora Pérez.

Señaló, que la entidad creará oficinas comerciales municipales, aunque inicialmente habilitarán espacios para agilizar los trámites de contratación, y a la vez garantizar que la población de las zonas urbanas pueda arrendar o legalizar los cilindros.

El directivo de Cupet, aseguró que, al igual que en todo el país, se mantendrá en esas localidades el servicio de venta normada y se continuará brindando a igual precio.

De acuerdo con la Resolución 37 del ministerio de Finanzas y Precios, el alquiler de la también llamada «balita» asciende a 400 pesos en moneda nacional y su llenado, a 110; mientras que las presillas cuestan 5. 40 cada una, 13. 80 la manguera y 51. 90 el regulador.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *