Corazón abierto

Corazón abierto (+Audio+Video)

Salud y Educación

Puerto Padre, 25 de ene (RL) – Tras examinar al paciente, el joven cirujano Javier Francisco Barrera Cutiño indica nuevos estudios. La evaluación diagnostica una intervención quirúrgica de urgencia. Hay afectaciones en el miocardio, consecuencia de un accidente.

No vacila en anunciar la operación a corazón abierto, que no se realiza en el Hospital General Docente Guillermo Domínguez López, pero la realidad se impone: salvar la vida del muchacho.  Salón listo, el novel especialista y jefe de los servicios siente tranquilidad porque a su lado el experto Arnulfo Gallego Mariño le asistirá.

El control de los signos vitales estuvo a cargo del especialista en Anestesia Eber Machado Ingram y el licenciado Norge Guillermo Zaldívar; también en el equipo el instrumentista Carlos García y estudiantes de sexto año de medicina.

Trascurre el tiempo, los latidos del corazón se escuchan sin cesar mientras manos nuevas y viejas en ese menester accionan. La herida en la aurícula derecha del miocardio es suturada y con ello el peligro a una muerte súbita cede, aunque  las primeras jornadas requieren del servicio de cuidados intensivos, una semana después la sala de cirugía del hospital completa la recuperación.

El profesor Arnulfo ha hecho este tipo de cirugía en otras oportunidades, y eso da seguridad, no obstante confieso es una intervención compleja y en mi corta experiencia en el servicio, declara el doctor Barrera Cutiño, todavía absorto.

El doctor Arnulfo Gallego Mariño, declara haber estado en consulta cuando recibió la llamada del jefe del servicio, en poco tiempo se alistó y condujo cada paso junto al joven colega. Remarca la participación del equipo, porque el éxito radica en la labor de todos.

En jornadas de atención post operación, el joven le ha dicho en más de una ocasión al cirujano, unos cuatro años mayor: “cuando tenga un hijo se llamará Javier porque me ha salvado y estaré en deuda toda la vida”

La sala D-4, de cirugía, en la unidad asistencial puertopadrense acoge en una de sus camas al paciente que otra vez pone a prueba la capacidad científica de profesionales y técnicos del hospital.

Especialista en primer grado de Cirugía, desde hace 2 meses, y con 29 años, el doctor Javier Francisco Barrera Cutiño, es jefe de los servicios de Cirugía en el Hospital Guillermo Domínguez López, desempeño que comparte con quienes fueron sus profesores desde los primeros años de estudio de la carrera.

Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *