agricultura

Cultivos varios después de Irma: hubo daños, también lecciones (+audio)

Las Tunas

Las Tunas.- En el corto lapso entre el 8 y 9 de septiembre de 2017, el huracán Irma causó daños innegables en los cultivos varios en esta provincia del oriente cubano, pero también desnudó las fallas del sistema local de comercialización de la agricultura, que todavía los directivos del mismo se esfuerzan en corregir. (Descargue el audio)

Tras apenas 24 horas, el meteoro afectó más de tres mil hectáreas de plantaciones, fundamentalmente de plátano, y provocó perjuicios a inmuebles de cría de cerdos, aves y ganado vacuno, explica Omar Pérez López, delegado provincial del Ministerio de la Agricultura. En consecuencia, el territorio no pudo disponer de lo que esperaba cosechar en el último trimestre del año, pues si bien se colectaron rápidamente unas seis mil toneladas de alimentos que de manera transitoria colmaron los mercados, otras 16 mil toneladas no pudieron aprovecharse.

Adicionalmente, las lluvias posteriores al huracán dañaron 500 hectáreas de cultivos de ciclo corto, sobre todo, de frijol y tomate, que debieron llegar a las placitas y ferias dominicales durante el invierno. Todas esas carencias se han notado en los platos de la población en los meses de fin del 2017 y principios del 2018.

Las acciones para habilitar las zonas dañadas por Irma fueron bastantes rápidas, asegura el directivo. En un mes, detalla, se completaron los trabajos de fertilización y de agrotecnia, gracias a los cual áreas plataneras tienen un buen estado vegetativo. Explica que en el norte del municipio de Jesús Menéndez, tradicional proveedor de la capital provincial, la estrategia ha sido la siembra escalonada de boniato para llenar el vacío dejado por la ausencia del plátano, mientras va creciendo el derribado por Irma . “Hay un buen estado anímico en los productores y trabajamos en función de asegurarles todo lo que necesiten”, afirma.

Asimismo, las precipitaciones le vinieron como anillo al dedo a los diferentes complejos hidráulicos que abastecen a la agricultura tunera. Volvieron a tener aceptables niveles de agua las presas Juan Sáez y Cayojo, claves en las aspiraciones de los cultivadores de «Jesús Menéndez· y Jobabo, respectivamente. Renació, además, el embalse Yeso, que permitió tener bajo riego a 80 hectáreas de plátano cerca de la localidad de Vázquez ( Puerto Padre), algo casi imposible de hacer en el último lustro. Las Tunas tiene las cantidades de agua indispensable para garantizar el riego hasta que llegue la etapa de las lluvias, afirma Pérez López. Eso le hace mirar con optimismo los meses venideros. “Nos da la garantía de hacer una campaña de siembra más organizada”, dice.

omar delegado agricultruraComenta que ahora la provincia tiene a su favor otra ventaja comparativa con respecto a años anteriores: la disponibilidad de maquinarias como nunca antes para la preparación del suelo y de semillas; al tiempo que se discute con los bancos los fondos necesarios. “Ya se ven algunos destellos de producciones en los mercados que deben ir creciendo en los próximos meses”, asegura.

Paralelamente, considera que pintan bien los polos productivos que van estableciéndose en cada uno de los municipios, bajo un esquema de integralidad en los mecanismos de atención a los cultivos, los productores y a la formación de fuerza de trabajo calificada.

Sin dudas, opina, en polo Melanio Ortiz de Jobabo constituye el referente. “Es un concepto novedoso que ayuda a darle un mejor uso a los recursos disponibles y lograr mayor eficiencia y productividad”. La infraestructura está prácticamente concluida, por lo que, insiste, es más importante lo que hagan los hombres y las mujeres allí. En otros como el «Séptimo Congreso», en el municipio de Colombia, crecen las áreas de plátano sembradas.

El golpe enseñó

El máximo representante del Minagric en el territorio tunero concuerda en que lo ocurrido con Irma les hizo tomar nota de varias cuestiones por mejorar. Primero está lo referente al inaplazable incremento de la cultura del seguro agropecuario entre los productores, así como en crear anticipadamente mayores áreas de cultivos como el boniato y la malanga, que resisten mejor frente a los vientos huracanados y las intensas lluvias.

“A raíz de la escasez evaluamos otras ideas para la cadena de comercialización. Ese es uno de los temas en los que más tenemos que seguir trabajando en el Sistema de la Agricultura para fortalecerlo», señala. Es crucial, insiste, «cómo hacer una planificación desde el productor y el comprador en la cooperativa, un eslabón que antes era de la Empresa de Acopio y hoy está en manos de las cooperativas completamente, pero que no ha logrado un correcto funcionamiento para que las producciones vayan al destino que necesitamos».

Ya es un política permanente que todo lo cosechado pase por las naves concentradoras de Acopio en cada municipio. “Eso tenemos que consolidarlo. No importa que la cooperativa vaya a abastecer a su placita, tiene que pasar por la nave e informar a Acopio”, subraya.

Él estima que lograrlo implica completar la plantilla de gestores, compradores y jefes de Acopio de cada municipio y que se respete las producciones ratificadas en cada finca. De manera que sea posible saber con exactitud qué volumen de cosecha estarán disponibles en cada lugar y así asegurar asuntos como los envases.

“Acopio ha mejorado su parque de transporte, no en la cuantía soñada, pero mayor que en etapas anteriores. Creo que las principales reservas las tenemos desde el punto de vista organizativo en el inicio de la cadena de comercialización, en el comprador de la cooperativa, el gestor y la nave de la empresa”, sostiene.

Su conclusión es inequívoca: “La tarea en la que más tenemos que seguir insistiendo en la provincia es el verdadero fortalecimiento del sistema de Acopio, no solo en la empresa, sino todas las demás entidades estatales y las cooperativas que participan”.

Periódico 26

Diario digital de la provincia de Las Tunas, Cuba

http://www.periodico26.cu/index.php/es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *