embajada usa

Sin pruebas sobre ataques sónicos, EEUU mantiene personal mínimo en embajada en Cuba

Cuba

La administración de Donald Trump decidió mantener la embajada de los Estados Unidos en Cuba con el personal mínimo a partir del próximo domingo, cuando expira la orden de partida emitida el 29 de septiembre del año pasado por los falsos ataques sónicos.

El 5 de marzo entrará en vigor un “nuevo plan permanente de personal” por el que la embajada “continuará operando con el mínimo personal necesario para llevar a cabo las funciones diplomáticas y consulares centrales”, anunció el Departamento de Estado.

“La embajada operará como un puesto no acompañado”, o sea los diplomáticos estarán alejados de sus familiares.

Sobre la polémica con los incidentes de salud reportados, el Departamento de Estado añadió: “Seguimos sin tener respuestas definitivas sobre la fuente o la causa de los ataques, y hay una investigación al respecto en marcha”.

“La salud, seguridad y el bienestar del personal del Gobierno de Estados Unidos y de sus familiares es de la mayor preocupación para el secretario (de Estado, Rex) Tillerson y fueron un factor clave en la decisión de reducir el número de personal asignado a La Habana”, agregó en su nota.

Durante meses, EE.UU. calificó los supuestos ataques como “sónicos”, pero en una audiencia en el Senado el pasado 9 de enero el Departamento de Estado admitió por primera vez que no tenía certeza de que se tratara de agresiones acústicas.

Científicos de Cuba, Estados Unidos y otras partes del mundo han reiterado que los ataques sónicos son una farsa. La explicación más lógica para los supestos padecimientos es la histeria colectiva, por lo que aislar y presionar aún más a los diplomáticos no es el remedio.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, declaró que tras llevar a cabo una larga investigación por autoridades cubanas se llegó a la conclusión de que no existe ninguna prueba de los ataques sónicos. Incluso, el gobierno de los Estados Unidos se negó varias veces a colaborar con la investigación, al no facilitar el acceso a los afectados ni develar información sobre lo sucedido, ni siquiera los partes médicos.

Desde el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se han visto afectadas por sus medidas contra la Isla.

Sepa más sobre este tema:

http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/10/25/expertos-de-cuba-y-eeuu-coinciden-no-hay-evidencias-de-ataques-sonicos/

http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/11/03/bruno-rodriguez-no-existen-pruebas-de-ataque-sonico-a-diplomaticos-de-estados-unidos/

Experto cubano: No hay explicación médica coherente para los supuestos “ataques acústicos”

http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/01/09/ap-el-fbi-no-ha-encontrado-prueba-alguna-de-los-supuestos-ataques-sonicos/

Engage Cuba: “La decisión de Tillerson es profundamente decepcionante”

 

Engage Cuba. Foto: Tomada de la página de Engage Cuba en Facebook

La coalición norteamericana Engage Cuba calificó de decepcionante la decisión del secretario de Estado, Rex Tillerson, de hacer permanente la reducción del personal diplomático en la embajada estadounidense en La Habana.

“Es profundamente decepcionante que el secretario Tillerson haya elegido no regresar a los diplomáticos estadounidenses a sus puestos asignados en La Habana”, expresó James Williams, el presidente de la organización que promueve el acercamiento entre los dos países.

A través de un comunicado difundido en Washington, el titular recordó los negativos impactos que ha tenido la disminución del número de funcionarios en la legación diplomática desde el pasado 29 de septiembre, cuando EE.UU. retiró a más de la mitad de su personal.

Williams también lamentó los efectos de la expulsión de 17 diplomáticos cubanos de la capital estadounidense, como parte de las medidas del Departamento de Estado sobre este asunto, que incluyeron, además, una alerta para evitar los viajes a la isla.

Sostuvo que los mayores perdedores de estas decisiones serán, quizás, los cientos de miles de cubanos y cubanoamericanos que viajan de ida y vuelta para ver a su familia, celebrar ocasiones especiales y atender a familiares enfermos, por la imposibilidad de procesar adecuadamente las visas.

El texto de Engage Cuba agregó que los norteamericanos que vayan a la nación caribeña necesitan una embajada funcional para servir a sus intereses y mantenerlos a salvo. “En 2017, casi un millón de estadounidenses viajaron a Cuba y han contribuido significativamente al crecimiento del sector privado”, apuntó.

La coalición mencionó, asimismo, que el año pasado más de una docena de oficiales estadounidense retirados exhortaron al consejero de Seguridad Nacional, Herbert McMaster, a continuar la normalización de las relaciones con Cuba a fin de fortalecer la estabilidad regional en el Hemisferio Occidental.

A ellos se sumaron legisladores, líderes empresariales, autoridades estatales y locales, académicos y empresas del sector turístico, que han instado reiteradamente a la administración de Donald Trump a mantener el camino de acercamiento abierto por su predecesor, Barack Obama (2009-2107).

Diversas voces denunciaron la politización de los problemas de salud reportados por los diplomáticos y el uso de ese tema como argumento para complacer a un reducido grupo de miembros del congreso interesados en dar marcha atrás a la normalización de relaciones bilaterales.

Cubadebate

Contra el Terrorismo Mediático

http://www.cubadebate.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *