Cinco recetas saludables de tamarindo de la cocina cubana

Medicina natural y tradicional

Recetas:

1- Sopa de tamarindo y pescado

2- Salsa de tamarindo

3- Pollo con salsa de tamarindo

4- Refresco frío de tamarindo

5- Duro frío de tamarindo

Sopa de tamarindo y pescado

Muy nutritiva y con exótico sabor.

Ingredientes:

– 1 kilogramo (2 libras aprox.) de masas del pescado de su preferencia.

– 300 gramos de pulpa de tamarindo.

– 4 cucharadas de aceite de oliva, preferentemente extravirgen

– Edulcorante al gusto como sabor de fondo (sucralosa o estevia resisten el calor)

-1 ½ cebolla en julianas (tiras)

– 3 o 4 dientes de ajo enteros.

– 3 tallos de cebollino.

– 15 gramos de jengibre rayado

– 2 ajíes pimientos rojos

– Pimienta al gusto

– Pizca de sal

Preparación:

– En una cacerola, se coloca el aceite con el edulcorante, incorporamos las cabezas de pescado, las salteamos hasta dorar, luego añadimos las cebollas en julianas, los cebollinos en trozos de 2 centímetros y los  dientes de ajo.

– Allí mismo se colocan el jengibre rallado, se cubre todo con suficiente agua y se salpimienta.

–  En lo que esta preparación se calienta, se incorpora el tamarindo en una sola barra sin mover mucho y se deja hervir unos 15 minutos.

– Transcurrido este tiempo se retira el tamarindo a una batidora o licuadora con algo del caldo y se licua, se cuela y se le vierte a la sopa, en lo que haya hervido 10 minutos más se cuela toda la preparación.

– El caldo que queda se vuelve a llevar al fuego, se rectifican los sabores de jengibre, edulcorante, sal y pimienta se incorporan las masas de pescado dejándolos hervir durante 1 minuto.


Salsa de tamarindo

Un acompañamiento ideal.

Ingredientes

– 1/2 kilo de tamarindo natural.

– 2 cucharadas de aceite de ajonjolí o  de oliva, preferentemente extravirgen

– 6 dientes de ajos picados.

– 1 taza de consomé de verduras.

– Miel de abeja al gusto

– Pizca de sal

– 1 cucharadita de pimienta

Preparación:

– Hervir un litro de agua.

–  Cuando esté hirviendo el agua retirar del fuego y colocar dentro el tamarindo

    dejarlo remojando durante 1 hora.

– En una sartén, colocar el aceite y sofreír los ajos hasta que cambien de color.

– Agregar la pulpa de tamarindo y el consomé de verduras y calentar durante 3 minutos.

– Agregar la miel de abeja, la salsa agridulce, la pimienta y la sal.

Excelente para usar como condimento en purés de verdura, también para aderezar ensaladas, o condimentar platos de carnes, pollo y pescado.


Pollo con Salsa de Tamarindo

Es una receta perfecta para una cena formal o una comida con amigos.

Ingredientes:

– 4 filetes de pechuga de pollo

– 50 gramos de pulpa de tamarindo

– 3 o 4 cucharadas de aceite de canola o de ajonjolí

– 3 o 4 dientes de ajo

– Edulcorante al gusto (sucralosa o estevia resisten el calor)

– Agua – 1/2 taza

– Pizca de sal

– Pimienta al gusto

Preparación:

– Extender cada pieza de pechuga sazonar con sal y pimienta por ambos lados.

– Colocar sobre una sartén previamente engrasada.

– Hornear a 200 °C por 40 minutos hasta que las pechugas estén cocidas.

 Para la salsa:

– Colocar en una cacerola el tamarindo con el ajo y agua.

– Cocer por alrededor de 5 minutos hasta que el tamarindo se suavice.

– Licuar o batir  y colar.

– Regresar al fuego,  sazonar con sal y añadir edulcorante al gusto

– Servir las pechugas y bañar con la salsa.


Refresco frío de tamarindo

Ideal para el caluroso verano.

Ingredientes

– 100 gr. de pulpa de tamarindo.

– Edulcorante o miel de abeja al gusto

– 2 litros de agua.

Preparación:

– Licua o bate el tamarindo junto con el agua y el edulcorante o la miel de abeja

– Cuela y mezcla en una jarra con el resto del agua y sirve bien fría.


Duro frío de tamarindo

Para refrescar y saborear.

Ingredientes

– 400 gramos de pulpa de tamarindo sin la semilla.

– 4 litros de agua.

– Edulcorante o miel de abeja al gusto

Preparación:

– La pulpa se deja remojar en el agua, durante 30 minutos.

– Luego se va triturando con las manos dentro del agua para que suelte todo su sabor.

– Cuando la pulpa esté descolorida, se cuela y se le anexa el edulcorante o la miel de abeja, revolviendo hasta que se diluya.

– Se envasa en vasitos plásticos medianos y se lleva al congelador.

Ideal para todas las edades en estos calurosos días.

José Luis Pérez Parra

Licenciado en Comunicación Social y Diplomado en periodismo radiofónico por el Instituto Internacional de Periodismo. Miembro de la UPEC. Director y guionista de programas radiales.

http://portuspatris.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *