Silencio en el periodismo tunero, ha muerto Ernesto (+Galería)

Últimas publicadas

Cierto es que quienes mueren no los volvemos a ver. La muerte es el último capítulo del libro que es la vida humana. Su efecto es el de herir el espíritu, que nos hace sentirla como el más sublime de los misterios. A veces se avizora, otras no; nos llega de golpe. Así ocurrió hoy con la muerte de Ernesto Ricardo Ferras.

Entre tanto dolor se agolpan las palabras en imágenes que también lo quieren despedir. Tienen su autoría, las hizo sin saber cuándo ni cómo para sellar este difícil momento.

Nos vienen del periodista incansable que no ponía reparos para ir a una cobertura, o para la guardia informativa, esa misma que le atrapó en la redacción de Radio Libertad ayer, dejándonos las últimas cuartillas, sus huellas en las máquinas como para decirnos no me voy, estoy siempre aquí. 

El jovial reportero de Canal Azul y Radio Libertad, el fundador de Radio Manatí, el juez lego, dirigente sindical e impulsor de las actividades de la Unión de Periodistas, el atrevido que había burlado la muerte tantas veces, porque se sobreponía a las crisis de asma y prometía disciplinarse en cuanto a su salud para vivir plenamente como quería.

Hoy no fue así, y la muerte nos lo arrebató.  ¡Qué duro!, no poder hacer algo y verle en un ataúd queriendo reflejar una fugaz sonrisa, como para dejarnos el mejor recuerdo. No hay vocablos que describan la tristeza en sus familiares, en sus amigos, compañeros de trabajo, vecinos, dirigentes con los que interactuaba, en los oyentes y televidentes que se privan desde hoy escucharle en los programas informativos de esta provincia.

Sus páginas tienen mucho de humildad, de solidaridad, de entrega sin límites a los amigos, al trabajo y la familia. Solo 49 años y de ellos 29 apegados al ejercicio del periodismo, profesión a la que llegó el 23 de noviembre de 1989 como corresponsal de Radio Victoria, en Manatí, donde ayudó a la creación de esa emisora y fue su primer director.

Ernesto Ricardo Ferraz supo sembrarse en este oficio, tanto, que las redes sociales se colman de mensajes, cada uno revela el ser humano que era, cada uno deja sentado entre letras grises cuánto duele decirle adiós.  

[su_carousel source=»media: 27414,27415,27416,27417,27418,27419″ link=»lightbox» responsive=»no» items=»6″ scroll=»6″ title=»no»]

(Fotos tomadas de la cuenta personal de Facebook de Ernesto Ricardo Ferras)

Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *