Obrar desde el corazón

Últimas publicadas

Puerto Padre:-Para ellas y ellos, la vida quiso darles más y lo alcanzó porque lejos de privarlos por impedimentos físicos y mentales los proveyó  de sentimientos puros y habilidades en pos de la plenitud. El devenir de los días y meses les va dando las herramientas que les pulen el talento, ese que sacan a la luz con la mayor de las gracias. 

A la vuelta de los años llegan a un palacio de saberes y es entonces como en escuelas diseñadas para su educación a tejen sueños de mañana.

Maestras y maestros, entrenadores de talleres y oficios, así como auxiliares pedagógicas y personal de apoyo, tienen ante sí la máxima de en cada jornada obrar desde el corazón porque en estos educandos hay riqueza singular para el aprendizaje.

En aras de vivir intensamente, estas divinas personitas saben cómo desafiar barreras, lo pueden hacer porque la Revolución cubana desde sus primeros años diseñó un programa de instrucción y formación que los atiende desde los 6 hasta los  21 años, cuando encuentran un oficio o retornan a casa.

En esta fecha de expresión sublime muchos son los ejemplos de pequeñines y jóvenes que en esas escuelas encuentran la utilidad. Pienso ahora en la bella Mariam, que tiene dotes de bailarina. En Laurita la participante activa de desfiles y marchas, o en la hermosa Alicia que crece a la par de las enseñanzas; en fin en cada uno de los protagonistas de una obra de infinito amor.

Igualmente, en las maestras ambulatorias, que como evangelios vivos dan clases en las propias casas de quienes las limitaciones les imposibilitan ir a la escuela.

Prepararlos para la vida es el  objetivo esencial de este tipo de educación. Convertirlos en hombres y mujeres de bien, que puedan servir a los demás y cultivar en ellas y ellos lo más genuino del ser humano son razones también de la enseñanza especial. 

El 5 de enero de 1962, surgió  el sistema nacional de escuelas especiales, en Cuba, devenido luego como la enseñanza especial.  De entonces a la fecha, las historias que se tejen entre sus muros y fuera de ellos tienen la carga excepcional de una Revolución que da vida a la vida (Foto: Archivos)

 

 

Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *