Serie del Caribe 2019: Apoyemos a los nuestros

Deporte

El escenario está listo, la Serie del Caribe 2019 comienza este lunes en los predios del estadio Rod Carew de la ciudad de Panamá con su nuevo formato de seis equipos, dos grupos, y una final entre los dos mejores de ambos apartados.

Los equipos cubanos han estado presente en estas lides en diecisiete ocasiones desde su nacimiento llevándose la corona ocho veces, exhibiendo la mejor efectividad histórica entre todos los participantes. Sin embargo, desde su reincorporación a dicho evento regional en el año 2014, presentan balance negativo de once victorias y catorce derrotas, aunque gracias a la magia de Alfonso Urquiola se llevaron el banderín de la edición del 2015 con el nombre de Vegueros de Pinar del Rio.

Esta vez, el sorteo quiso que los dos países más ganadores en los últimos cinco años acompañarán a Cuba en el grupo A. México, representado esta vez por los Charros de Jalisco y primer rival de los antillanos, ha acumulado dieciocho victorias y diez derrotas en todo este tiempo, mientras Venezuela, ahora con los Cardenales de Lara, presenta balance de 16-10.

Los nuestros, con el nombre de Las Tunas en el pecho, acuden a la cita con una tremenda sed de victorias. La pérdida de supremacías en los últimos tiempos en todas las categorías y las reiteradas derrotas internacionales, además de provocar inquietud en los aficionados, inconformes en su mayoría con los encargados de trazar las pautas de este deporte en el país, desatan tensiones en los jugadores que muchas veces inhiben sus condiciones físicas y su talento.

Ahora, es el momento de olvidarse del desmembramiento del equipo campeón, de las ausencias, de la mística perdida de los leñadores, de la dinámica grupal y del silencio de Pablo Civil. No es momento para tirar piedras al viento, para inconformidades y mucho menos para incentivar pasiones provinciales.

Tenemos que impedir que mimetismos y malas prácticas intoxiquen nuestras ansias de triunfo, nuestras emociones más puras y nuestro patriotismo. Es la hora de gritar por Cuba, de vitorear a los nuestros, de sufrir o reír con ellos, y de disfrutar de nuestro pasatiempo favorito.

Este martes saldrán al ruedo llevando el peso de más de un siglo de historia en sus espaldas con el único objetivo de poner cuatro letras en lo más alto del podio. Dejemos afuera ahora los látigos con cascabeles en la punta, de nada nos valen. No importa si los nuestros arremeten contra molinos de viento o nadan contra la corriente. Apoyémoslos. Que comience la Serie del Caribe.

Calendario de Competencia:

Cubadebate
Cubadebate

Contra el Terrorismo Mediático

http://www.cubadebate.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *