Carlos Baliño, paradigma de integración generacional

Opinión

Hay hombres que en su andar por la vida contribuyeron a la forja de un pensamiento común en torno a la independencia definitiva, uno de ellos  Carlos Baliño, entrelazó generaciones y fundó, primero con Martí el Partido Revolucionario cubano, y luego, con Mella el Partido Comunista de Cuba.

Baliño, quien naciera el 13 de febrero de 1848, tuvo que vivir la oprobiosa etapa del yugo colonial español, conoció de desmanes e inequidades, también de la rebeldía, por eso fraguó ideal independentista, creador, revolucionario.

Considerado el pionero de las ideas marxistas en el país, Carlos Baliño ascendió a la vanguardia intelectual desde su puesto de tabaquero en Cayo Hueso y Tampa, durante el exilio. Su pluma fina y bravía asentó el espíritu de insurrección y selló el compromiso plural de alzamiento contra la esclavitud humana.

 

“No hay para el obrero modo de salvarse aisladamente. No mejorará su condición sino cuando mejore la de todos. No se emancipará sino cuando se emancipen todos”, es expresión marxista que le pertenece en su paso arduo y profundo. 

Historiógrafos le  consideran entre los más lúcidos pensadores de la nación, y le inscriben como ejemplo de luchador honesto, de paradigma de entrega al bienestar colectivo.

Fue tejiendo cada década con extrema pasión, ajustándose a las correspondientes situaciones históricas. Nunca la edad por muy avanzada lo venció en su labor, solo una cruel enfermedad segó su fértil existencia en junio de 1926.

Al repasar el aniversario 171 de su natalicio, encontramos a un Carlos Baliño hacedor de incontables páginas de la historia patria y reconocemos que llega a nuestros días como uno de los líderes más experimentados y capaces del movimiento comunista cubano (Foto tomada de Ecured)

Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *