Magali y su quehacer en Servicios Comunales

Mi gente

Puerto Padre.- Siempre con una dulce sonrisa recibe Magali Acosta Hernández, a visitantes o compañeros de trabajo del jardín de Servicios Comunales, en Vázquez, sector al que le ha dedicado más de 16 años.

Al centro llegó esta destacada mujer, luego de trabajar varios años como obrera agrícola en la cooperativa cañera de Velasco 26, fuente de empleo compleja y dura, pero nada imposible cuando con ello garantizaba el sostén económico de sus hijos.

Al ellos crecer y tener que cursar la secundaria básica en Vázquez, Magali decidió buscar otro vínculo laboral y acercarse a la comunidad.

Como amante de las flores y la naturaleza, la vida le dio la oportunidad de trabajar en Servicios Comunales en Vázquez y aprovechó la propuesta.

Comenzó en varias labores hasta ubicarse en el jardín, donde siembra, deshierba, recolecta y ahora contribuye al ahorro económico del sector, con la siembra de plantas de rosa y otras especies que utilizarán en nuevos campos del centro y la comunidad.

Y aunque a muchos esta tarea parezca algo insignificante, no lo es cuando esta incansable mujer, que reside en La Conca, Vázquez, a 3 kilómetros de su centro laboral, recicla bolsas plásticas para emplearlas en la siembra de posturas que luego son llevadas al campo.

Esta práctica la realiza Magali, con 54 años de edad, bien temprano antes de incorporase al puesto laboral o cuando sale en la tarde; y con la acción voluntaria le ahorra a la entidad, pues cada planta de rosa u otra variedad tiene un valor superior a los 11 pesos en moneda nacional, más el gasto de combustible y otros pagos.

Gracias a su labor, es posible sostener las áreas verdes de parques y otros sitios que demandan especies ornamentales en esa comunidad. Por su constante creatividad, esta mujer ostenta diversos reconocimientos en el colectivo, que nunca deja de admirar su amor por el trabajo.

Se accidentó hace dos años atrás y muchos pensaron que no regresaría al centro, sin embargo, ella sostuvo la fe de retornar a su querido jardín y allí está hoy, sentada en una silla llenando bolsas para plantar, deshierbando o cosechando flores.

El empeño de Magali es trabajar junto a sus compañeros para recuperar el esplendor del centro, luego de varios periodos con poca producción debido al ataque de plagas, y jubilarse cuando llegue el momento con la satisfacción de haber sido útil durante todos los años de servicio. Hoy también tiene el deber de formar a nuevas generaciones que llegan al jardín.

Magali Acosta Hernández, es esa mulata, como algunos le dicen cariñosamente, que no conoce más camino que el trabajo, y le sonríe a la vida, porque con ello es feliz, así educó a sus hijos, de los que hoy se siente orgullosa.

Con esta increíble mujer cuenta Servicios Comunales de Vázquez, mejor colectivo de su tipo en el municipio de Puerto Padre.

Leidiedi Gómez Hidalgo

Periodista. Miembro de la UPEC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *