Olor a pólvora 124 años después

Destacamos

La marcha invasora anuncia que se vuelve a la guerra. Al llamado de Martí, Gómez y Maceo responden hijos agradecidos de la Cuba colonizada.

En la manigua redentora despiertan los caídos en la contienda del 68 para juntarse en la nueva hora de emancipación; el himno de Perucho es también acorde de combate.

A la gesta retornan cubanas y cubanos. Viejas y nuevas generaciones de luchadores retoman los campos de batalla. Lo hacen con el convencimiento de que se pelea por la justicia sin importar sacrificios.

El 24 de febrero de 1895 otra vez Oriente prende la llama por la independencia. Generales y soldados se funden en huestes que desafían al Ejército Español.  El Grito de Baire conmueve la conciencia y pone a la Isla en pie de guerra.

Avivan los sentimientos patrios y los deseos de libertad se hacen intensos. 

Se viven días gloriosos por la soberanía con la epopeya, que tiene a líderes excepcionales, cimentados en Céspedes, el bayamés Padre de la patria.

La sangre generosa de hijas e hijos volvía a ser abono necesario en el preclaro camino al Moncada, el Granma y el victorioso Primero de Enero. 

124 años después sentimos cercano el olor a pólvora y el filo del machete mambí, recordando uno de los acontecimientos más significativos de la historia patria. Es día de historia y apego a ella, a las más genuinas tradiciones. Es día de expresión de voluntad popular, de Referéndum Constitucional. 

Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *