Órganos de la Seguridad del Estado: garantía de la Revolución

Destacamos Últimas publicadas

Firmes en la decisión de salvaguardar las conquistas, mujeres y hombres que integran la tropa dentro y fuera de la Isla no temen  a la muerte, la desafían y dejan huellas indelebles en su largo caminar, ese que aprendieron de los barbudos de la Sierra Maestra.

Leales a las convicciones martianas muchos andan en silencio para atesorar verdades y defender la patria desde el anonimato porque «hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas».

Orgullosos de la misión histórica, e integrados a las diferentes estructuras de inteligencia y contrainteligencia aseguran la tranquilidad del pueblo y preservan la soberanía e independencia de la nación.

En fecha tan temprana como el 14 de enero de 1959 el Comandante en Jefe, planteó la necesidad de crear el Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde, como respuesta operativa al reagrupamiento de esbirros batistianos en República Dominicana y Estados Unidos y por haber detectado los primeros infiltrados enemigos.

Como expresión de la madurez alcanzada en las tareas, se creó el 26 de marzo de 1959 el Departamento de Información de Investigación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), el  cual a finales de año adoptó la nomenclatura de Departamento de Información G-2, y más tarde asumió la definición de Órganos de la Seguridad del Estado.

Los Órganos de la Seguridad del Estado Cubano constituyen fuerza ejemplar en el cumplimiento del deber dentro y fuera del país; por eso distinguen en el pueblo,  del cual se nutren constantemente.

Este 26 de marzo con el regocijo de saberse cubanos fieles a una causa noble y justa, cubanas y cubanos honrarán la memoria de quienes cayeron en misiones secretas, en enfrentamientos a enemigos, también reconocerán a mujeres y hombres que desde puesto oculto desempeñan un papel importante dentro de las filas de ese órgano.

La evocación a los primeros en alistarse no faltará, tampoco a quienes ascienden a la dimensión de imprescindibles en la historia de la Seguridad del Estado, porque así se mantiene viva la Revolución.

Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *