La paz en América Latina y los “caprichos” de Donald Trump

Opinión Puerto Padre Últimas publicadas

Puerto Padre:-Que Venezuela y Rusia no son provincias de Estados Unidos, lo dijo alto y claro María Zajárova, vocera del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, para confirmar hace poco que la administración norteamericana carece del derecho a dictarles la forma en que deben llevar sus relaciones.

El hecho invita a reflexionar acerca de las consecuencias que para la paz mundial y la estabilidad de América Latina significan los apetitos beligerantes de Trump que conseguirán convertir al mundo en una zona de guerra.

Los titulares de los principales medios de comunicación de Cuba y el mundo hacen alusión a crecientes tensiones entre Rusia y Estados Unidos, mientras desde la Casa Blanca son notificadas estrategias que ponen sobre la mesa “todas las opciones” tal como anunció recientemente Donald Trump ante un grupo de reporteros.  

Por su parte Venezuela convertida en la manzana de la discordia intenta mantener la estabilidad del proceso revolucionario a toda costa aún cuando las acciones terroristas ejecutadas durante los últimos días desequilibran la tranquilidad nacional y ponen al país en una situación de crisis total.

En medio de esas tensiones el gobierno cubano ratifica la voluntad de apoyar al pueblo bolivariano en la decisión de no ceder ante las presiones de Estados unidos y mantener intactos los preceptos de una Revolución que tomó como principios los de Bolívar y Martí, para hacerlos realidad en la figura de Chávez.

 

Por otra parte están las redes sociales que son un hervidero por estos días donde comentarios y publicaciones establecen nuevas pautas en las contradicciones humanas para darles la categoría de públicas y ventilarlas en plataformas virtuales.

Los adeptos al gobierno de Trump justifican de forma absurda el uso de la fuerza contra Venezuela de continuar aferrada a sus ideas. Horroriza pensar que vivimos en un mundo donde el raciocinio dejó de ser la brújula para indicar el camino.

No existe otra explicación a la actitud de las personas que justifican la guerra y el terrorismo, sin entender la necesidad del dialogo ante la ignorancia y la prepotencia que de seguir así harán  desaparecer la especie humana de la faz de la tierra.

Por si esto no bastara la tajante respuesta de Rusia a las demandas de Estados unidos viene a recordar los principios fundamentales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que codifica los estatutos para las relaciones internacionales y prohíbe el empleo de la fuerza como propósito incompatible con las Naciones Unidas.

Lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz, es otro de los postulados del Tratado Internacional y que Donald Trump se empeña en desconocer amparado tras la histórica prepotencia imperial-colonizadora (Foto Tomada de Internet)

Niuvis Ivón Torres González

Licenciada en Comunicación Social reorientada al Periodismo. Directora de Radio Libertad y de Regreso a los Molinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *