Bombardeos, preludio de la invasión mercenaria

Destacamos Opinión

Transcurría el 15 de abril de 1961, milicianos del pueblo que habían echado a andar una revolución de los humildes, se preparaban para defenderla de las garras imperiales que no perdonaban que en sus narices se edificara un proyecto diferente y de sentido humanista y social.

Así iniciaba una epopeya gloriosa de cubanas y cubanos; ya se sabía de fuentes seguras que el enemigo imperialista, empeñado en hacer desaparecer la naciente Revolución, fraguaba desde sus entrañas la agresión armada más atrevida de cuantas había desarrollado contra este archipiélago del caribe.

Era sábado y un siniestro bombardeo a los aeropuertos de San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad,  en la capital cubana, y Santiago de Cuba en el oriente del país, se convertía en la primera acción perpetrada en busca de destruir la defensa aérea del  Ejército Rebelde, y de hacer creer a la opinión pública internacional que tenía lugar una rebelión interna y prepararla para el supuesto golpe final.

La equivocación fue mayúscula. La respuesta inmediata del pueblo y sus defensores limitaron el propósito brutal del norte revuelto y de inmediato la nación se puso en pie de lucha al lado de su Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y de la verdad que ya acompañaba a la renovada  patria.

El saldo fue de siete fallecidos, entre ellos mujeres y niños que vivían en lugares cercanos a los puntos de bombardeo,  además de decenas de heridos.

La tristeza por las pérdidas se mezclaba con indignación y rebeldía; cubanas y cubanos desde cualquier parte de la nación salieron de sus casas dispuestos a defender lo suyo.

El 15 de abril de 1961 se inscribe en la historia como el  preludio de la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos, en Matanzas, sitio donde se propinó la primera gran derrota al imperialismo en América.        

(Imagen tomada de Radio Angulo)

Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *