Girón en la memoria del pueblo

Destacamos Últimas publicadas

Casi dos años transcurrieron de importantes haceres. El tiempo parecía estar a favor; menos Estados Unidos. El pueblo estaba deseoso de experimentar lo nuevo. Jamás, ni  durante la colonia, ni después hasta 1958, le habían dado participación en lo que engrandece a la nación: contribuir a que sea libre, culta y aprenda a defenderse.

Bahía de Cochinos, en ciénaga de Zapata, era objeto de transformación económica y social; como toda Cuba, en 1961. Por ahí el gobierno de Estados Unidos inició el penoso período de derrotas, con sus mercenarios capitulantes aquel 19 de Abril frente a la Revolución.

Mangles enrevesados, pantanos, mosquitos, calor sofocante, por capricho de la naturaleza; y un pueblo para sí, hicieron inaccesibles el paso de los invasores hacia el interior de la Isla, movilizada íntegra desde el bombardeo el día 15 a los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba.

Sugerimos: Bombardeos, preludio de la invasión mercenaria

Después, fueron conocidas sus historias de gente ingenua; cocineros y curas navegantes, a pesar de ser los sediciosos del conflicto. Y quienes perdieron la vida en el intento de quitarle a Cuba un pedazo de tierra, lo hicieron sin saber qué causa defendían.

Pero, a su vez, muchos cubanos cayeron durante las violentas y heroicas acciones. Entre tantos ellos, también, había hasta adolescentes que supieron morir por resguardar la Patria querida.

Tras la victoria frente a la invasión mercenaria de Estados Unidos, el pueblo, que a partir de entonces se convirtió en catapulta viril, envió mensaje definitivo a imperialistas y siervos de no más agresión, porque jamás dejará que le arrebaten su independencia.

No es creencia estéril ni sueños de mujeres y hombres rebeldes. Es confianza histórica en la capacidad de defenderse que posee la Revolución. Pensarlo dignifica. Mejor durante estos días que son de recuerdos y de fundar de nuevo.

(Imagen tomada de Granma)

Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *