Construcción en Cuba: Prioridad a las inversiones, sin descuidar programas sociales

Cuba
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ministerio de la Construcción (MICONS) prioriza numerosas inversiones relacionadas con la industria de materiales y refuerza su intervención en el rescate y la edificación de obras esenciales para el desarrollo del país, pero sin descuidar políticas tan importantes como la de la vivienda y otras de impacto social.

Esas y otras cuestiones relacionadas con el perfeccionamiento y las proyecciones del sector hacia 2030, fueron detalladas en la Mesa Redonda de este jueves por el titular de la Construcción, René Mesa Villafaña.

De acuerdo con el funcionario, en 2014 se logró el perfeccionamiento de ese organismo, luego de varias restructuraciones que comenzaron desde los territorios.

Tal perfeccionamiento abarcó la especialización de empresas, la reducción de personal en el orden ministerial, además de la creación de tres organizaciones superiores de Desarrollo Empresarial (OSDE): Construcción y Montaje; Materiales de Construcción, y de Diseño e Ingeniería.

Esta última fomentó la aplicación de las nuevas tecnologías en los sistemas de trabajo del sector.

“En este momento, casi la totalidad de las empresas de la OSDE realizan sus proyectos en tercera dimensión, con mayor exactitud, además de confeccionar listados de materiales más precisos; por tanto, han disminuido las probabilidades de errores en la ejecución de las obras”, indicó Mesa Villafaña.

Como entidad gubernamental rectora de la actividad, el MICONS también ofrece asesoría al resto de las empresas constructoras de los demás organismos y contribuye a la capacitación y formación de especialistas y obreros. Asimismo, tiene bajo su amparo a 67 cooperativas y a poco más de 34 mil trabajadores por cuenta propia que ejercen sus actividades en el sector.

Decreto ley 321/2014: El MICONS propone, dirige y controla las políticas del Estado y del Gobierno en materia de construcción, producción de materiales y productos para la construcción, las viviendas y sus urbanizaciones, que posibiliten el desarrollo sostenible de la economía para satisfacer las necesidades públicas.

Balance constructivo del país

Hasta el año 2011, el balance de los recursos del país lo realizaba el Ministerio de Economía y Planificación. Es a partir de 2012 cuando comienza a trabajar de conjunto con el MICONS para perfeccionar —de acuerdo con el desarrollo de las inversiones—, las demandas de materiales, recursos, fuerza de trabajo y medios.

El ministro explicó que en 2013 se crea y fortalece una Dirección de Balance que, a partir de los planes inversionistas de construcción y montaje de todos los organismos de las Administración Central del Estado (OACE), establece las obras a ejecutarse.

“Se calcula, en primer lugar, la capacidad constructiva existente para dar respuesta a los diferentes programas (industrial, arquitectura, turismo, etc.). Unido a ello, se realiza un balance de los materiales con que cuenta el país, o los que se necesita importar, y a partir de ahí se traza el desarrollo de la industria de materiales”, especificó el funcionario.

El balance de los recursos también basa sus análisis en las demandas del resto de los organismos que aseguran la actividad de la construcción, por ejemplo, el transporte para el traslado de las cargas. También hay que analizar la demanda de energía y de agua, de manera que los proyectos sean integrales.

Existen programas en los plazos 2019-2021, 2021-2025 y 2025-2030, según Mesa Villafaña, teniendo como base cuáles son las inversiones priorizadas para el desarrollo del país y dar respuesta a los principales programas de los OACE, las OSDE y otros organismos de la economía.

Inversiones clave en la industria de materiales

Planta de cemento de Cienfuegos. Foto: Radio Rebelde.

Si bien la industria de materiales de la construcción fue uno de los sectores más afectados en el Período Especial, hoy se trata de revertir esa realidad con la ejecución de inversiones millonarias destinadas a su renovación y mantenimiento, teniendo en cuenta su rápido deterioro.

De una producción de alrededor de 17 millones de metros cúbicos de áridos en 1989, esta industria tocó fondo hasta llegar a producir un poco menos de dos millones de metros cúbicos en 2000. Luego de un proceso de recuperación, ya cuenta en la actualidad con una capacidad para la obtención de seis millones de metros cúbicos.

Mesa Villafaña agregó que el montaje de tecnologías en las propias canteras, ha posibilitado incrementar la cifra hasta los siete millones de metros cúbicos de áridos.

La proyección es que, para 2021, la producción de áridos alcance los nueve millones de metros cúbicos aproximadamente, y que en 2030 llegue a los 14,5 millones.

Sin embargo, el titular de la Construcción aclaró que actualmente no resultaría necesario llegar a producir 17 millones de metros cúbicos, porque se están empleando tecnologías como la panelería ligera, hormigones ligeros y otras que —inclusive— demandan menor cantidad de esa materia prima e, incluso, de fuerza de trabajo.

En cuanto al cemento, el funcionario precisó que se desarrollan importantes inversiones en este renglón fundamental, tal es el caso de la modernización de algunas plantas ubicadas en el territorio nacional.

En el período 2018-2019, se invierten mil 006 millones de pesos para crecer en la capacidad de producción de cemento.

Especificó que entre 2021 y 2024 se deben duplicar las capacidades de cemento existentes, y continuar creciendo en producciones. En los planes, se prevé alcanzar las seis millones de toneladas antes de 2030.

“Con esa cantidad, se daría respuesta a los programas inversionistas y a la política de la vivienda”, abundó.

Mesa Villafaña informó que también se están confeccionando otros tipos de este surtido, con el objetivo de utilizar los de alta calidad sólo en las fundiciones y construcciones de mayor resistencia estructural, y emplear aquellos con otras características en los sistemas de albañilería.

De acuerdo con el titular, también se trabaja en importantes inversiones en el mármol.

A este renglón se destinaron más de seis millones de pesos para el período 2019-2020, lo que propiciará la producción en 24 mil metros cuadrados y creará las condiciones para llegar a los 206 mil metros cuadrados en 2021.

“La industria cubana del mármol está dando respuesta al 100 por ciento de las demandas del turismo”, argumentó.

Otras inversiones:

Elementos de cerámica blanca.

  • Para incrementar las producciones de piso cerámico, muebles sanitarios y azulejos, están previstas dos grandes inversiones, una con capital mixto por valor de 59,7 millones de pesos, y otra estatal por más de 25 millones.
  • La Empresa Mixta SANVIG S.A., —constituida entre la Empresa Viglacera, de Vietnam y las empresas de Cerámica de Santa Cruz del Norte y de San José— debe comenzar sus operaciones en septiembre próximo.

En una primera etapa produciría 1,5 millones de metros cuadrados, y cuando culminen los dos años de funcionamiento llegaría a tres millones de metros cuadrados de cerámica de piso de mayor calidad.

“Ello cubriría la totalidad del programa de la vivienda, el turismo y al resto de los programas sociales del país, y otorgaría un margen para las exportaciones”, detalló Mesa Villafaña.

De igual manera, la producción de muebles sanitarios en la empresa mixta, debe llegar en 2021 a 150 mil unidades sanitarias, hasta montar una segunda línea de producción para lograr en 2023 producir 500 mil unidades más, hasta 650 mil unidades.

El ministro de la Construcción señaló que otra línea de trabajo es el enchape en pared (azulejos), elemento muy demandado. En 2025 se deben producir cinco millones 500 mil metros cuadrados de azulejos para el mantenimiento de todos los programas (salud, educación).

Otros proyectos como el montaje de plantas para la producción de cal, paneles ligeros de fibrocemento, morteros secos, elementos de yeso (incluye panelería ligera), pinturas impermeabilizantes y la modernización de las líneas de prefabricado, se incluyen asimismo en el ambicioso programa inversionista de la construcción en Cuba.

No se abandona la vivienda

Foto: Archivo.

El deteriorado fondo habitacional de Cuba sería, justamente, uno de los mayores beneficiados con la reanimación de la industria de materiales en el país. De acuerdo con información divulgada en otros espacios, existe una proyección para revertir esa situación en 10 años.

Para ello se requiere el incremento de las producciones antes mencionadas, así como el empleo de tecnologías de prefabricado y la creación de brigadas especializadas de trabajo en construcción de viviendas.

Según el Ministro de la Construcción, dentro de la Política de la Vivienda, rectorada por ese organismo, se mantiene la búsqueda de soluciones para aumentar la cantidad, tanto de viviendas convencionales (rurales y urbanas), como los edificios de más de 20 plantas y medianos (hasta 5 pisos).

Este año, se prevé concluir más de 16 mil viviendas por la vía estatal, según el titular.

El programa de la vivienda y su auge en cada territorio también tiene estrecho vínculo con la producción local de materiales de la construcción, actividad subordinada a los gobiernos municipales, pero regida, controlada y supervisada por el MICONS.

El porciento más alto de materiales empleado en las acciones a ejecutar en la proyección para la vivienda son los que se producen localmente, por lo que es importante potenciar estas producciones con la instalación de mini-industrias a nivel de cada municipio y Consejo Popular, siempre teniendo como prioridad la situación del fondo habitacional existente.

De un total de 591 bases productivas, están creadas en los municipios cabecera 168, y se deben crear 423 nuevas capacidades en los Consejos Populares no urbanos.

Obras industriales y del turismo, también esenciales

Uno de los hoteles que se construyen en la capital cubana, en la esquina de Prado y Malecón. Foto: Deny Extremera.

Más de 15 años sin revitalizar obras industriales en el país generaron no sólo su descapitalización, sino la pérdida de calificación de una masa laboral que hubo de ser reorientada.

Desde hace siete años se comenzó a recuperar dicho parque, apuntó Mesa Villafaña, y agregó que en 2018, se trabajó en 275 obras de impacto en el desarrollo de la industria nacional, mientras que en este calendario se ejecutan 271 obras, con un plan que sobrepasa los 330 millones de pesos.

Existe un aumento en el proceso inversionista en el polo niquelífero de Moa, la Unión Eléctrica, la industria química, el sistema industrial de la agricultura, BioCubaFarma, y para la recuperación y recapitalización del sistema industrial con obsolescencia tecnológica.

  1. Agricultura: Se trabaja principalmente en las inversiones en el arroz y plantas de silos para almacenamiento. Se adelantan 99 obras, por un monto estimado de 66 millones de pesos.
  2. GESIME: Modernización de las plantas de acero. Se avanza en la infraestructura de las naves en  los laminadores 250, 300 y la acería, iniciando el montaje tecnológico a partir de la entrada de suministros en el año 2020.
  3. Industria química: Se terminó la construcción y montaje de las plantas de cloro-sosa y NPK, esta para la producción de fertilizantes se encuentra en fase de arranque y puesta en marcha.
  4. Obras de infraestructura en la Zona Especial de Desarrollo Mariel:
  • Primera etapa: Terminación de la construcción del puerto, el dragado y las obras de infraestructura en viales, redes, almacenes, y de carácter socioadministrativo, permitiendo su explotación y el inicio de nuevas inversiones nacionales e internacionales.
  • Actualmente: Se exploran negocios conjuntos para enfrentar no solo los trabajos de infraestructura, sino obras más complejas, de toda la diversidad de fábricas y edificaciones que se comienzan a construir.

5. Ruentes Renovables de Energía: Se labora en dos parques eólicos en Las Tunas, así como en parques fotovoltaicos y pequeñas centrales hidroeléctricas.

6. Turismo: En el año 2019 se encuentran en proceso de construcción 12 mil 459 nuevas habitaciones; de ellas, deben terminar y ponerse en explotación tres mil 187.

  • Se trabaja en seis polos turísticos fundamentales: La Habana, Varadero, Cayería Norte de Villa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguín (Ramón de Antilla y Guardalavaca), Trinidad y Santiago de Cuba.
  • Incremento constructivo en el Polo Habana, donde están en ejecución 12 nuevos hoteles. En próximos meses se deben entregar los hoteles de Prado y Malecón y Gran Hotel. Se culminó el Hotel Cueto, y han sido reparados varios hostales.
  • Se reapertura y consolida el Polo Trinidad, en el que se construyen los hoteles Meliá Trinidad e Iberostar Ancón, ambos se ejecutan por una Asociación Económica Internacional con la empresa Italiana TOMA, nuevo socio para las construcciones, además se entregarán los Hoteles Pansea y Palacio de Iznaga.
  • En la Cayería Norte continúa la construcción de nuevos hoteles, con un total en el año de mil 608 habitaciones a entregar.
  • Se apertura el nuevo Polo Ramón de Antilla, al norte de Holguín, donde se construye el Hotel Baracutey 59 y sus obras de infraestructura.
  • En el Polo de Santiago de Cuba se trabaja en las ideas conceptuales y estudios de la obra Nuevo Hotel Santiago.

7. Viales: El país cuenta con más de 71 mil kilómetros de viales, y de ellos, el 76 por ciento están en regular y mal estado.

Aunque las acciones ejecutadas hasta el momento no logran frenar el deterioro existente, el MICONS cuenta con capacidad de colocar un millón 500 mil toneladas de mezcla asfáltica cada año, pero casi nunca se puede utilizar por la interferencia de otros elementos que no fueron detallados.

Sin embargo, Mesa Villafaña abundó que de conjunto con el Ministerio de Transporte, se ha desarrollado un trabajo importante y se elabora una política para los viales, basada principalmente en el rescate de las producciones de asfalto frío en los municipios, y el uso de materias primas nacionales.

Añadió que para paliar la situación, se han instalado dos nuevas plantas de emulsión asfáltica, y se emplean cuatro vehículos de alta tecnología para coger baches a presión y restablecer las propiedades de las carreteras sin tener que romperlas.

En los momentos conclusivos de la Mesa Redonda, el Ministro insistió en que la calidad de las construcciones es lo primario.

“Hemos logrado niveles aceptables en los programas del turismo, los industriales y las obras del Mariel, pero no en el de la vivienda y otras obras sociales”, refirió.

En los consejos de dirección de las OSDE y del Ministerio ese es un tema recurrente, dijo, e insistió en que velar por ello involucra a todos: desde los inversionistas hasta los constructores a pie de obra.

  •  
  •  
  •  
  •  
Cubadebate
Cubadebate

Contra el Terrorismo Mediático

http://www.cubadebate.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *