El Cucalambé desanda entre bambúes

Destacamos Últimas publicadas

A la orilla de un palmar 
Que baña el fértil Cornito  
A la sombra de un caimito 
Tengo mi rústico hogar. 

Desanda todavía entre bambúes el genial poeta. Allí donde tuvo singular remanso sigue escribiendo, porque es útil su décima en la preservación de las raíces identitarias. Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, insigne cubano nació en Las Tunas el primero de julio de 1829.

La sabia criolla y el amor a la naturaleza sellaron el quehacer del bardo tunero, que trasciende en la historia como El Cucalambé, expresión genuina de tradiciones y rico crear.

Sus primeros escritos, reveladores fieles del origen campesino, aparecieron publicados en el periódico El Fanal, de Santa María del Puerto Príncipe, hoy Camagüey.

Su rima con olor a tierra cultivable es canto sublime a los aborígenes y guajiros cubanos, por eso se le considera además como la figura cimera de la espinela insular. De su excelsa pluma nacieron adorables versos, hoy referentes de la estrofa nacional. 

En Rufina, la amada de siempre, tuvo ilustre musa; Hatuey y Guarima, los rumores del río Hórmigo y las pasiones de la época también inspiraron a Juan Cristóbal Nápoles Fajardo.

Sugerimos: Un Cucalambé cada día más vivo

Sembró en sus contemporáneos, amor propio a la nación,  y legó a las demás generaciones exquisita poesía que simboliza lo autóctono de nuestras raíces.

Muy joven se fue de la vida útil, mas, su notable hacer quedó a la posteridad. De él Cintio Vitier aseguró “ninguno como él hace paladear los sabores de la patria”.

Cada año, a finales de junio, se realza entre cantores y repentistas, y sigue su andar entre bambúes allí a la orilla del Hormigo donde están las ruinas de su casa natal.

(Imagen tomada de Periódico 26)

Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

1 thought on “El Cucalambé desanda entre bambúes

  1. (A propósito del Premio Nacional de Décima Escrita «Cucalambé», recién entregado en El Cornito):

    DÉCIMA A UNA PROFECÍA BIEN CUMPLIDA

    En Guáimaro –un escondido
    puerto donde desembarca
    cada medianoche el Arca
    de la Décima–, al oído
    mineral y estremecido
    de Cuba, de pronto fue
    revelado (y lo soñé)
    que Randoll Machado Hernández
    dictó su nombre con grandes
    letras, al Cucalambé!

    Diusmel Machado Estrada, 01/07/2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *