Díaz-Canel en la Mesa Redonda: Las nuevas medidas sólo tendrán éxito si el pueblo las hace suyas

Cuba

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y los titulares de Economía y Planificación, Finanzas y Precios, y de Trabajo y Seguridad Social comparecieron este martes en la primera de las Mesas Redondas dedicadas a brindar detalles sobre las medidas adoptadas recientemente por el Consejo de Ministros.

Al intervenir en la Mesa Redonda Díaz-Canel valoró de significativas las decisiones económicas anunciadas, teniendo en cuenta la coyuntura actual marcada por las crecientes dificultades, a partir de las medidas impuestas por la administración estadounidense: persecución financiera, la contracción de los créditos, el cierre de los mercados más próximos, entre otros obstáculos.  

No obstante, “nadie ha perdido el sueño por esta subida de la retórica de la administración de EE.UU.”, ni “hemos renunciado ni renunciaremos a que nuestra economía, pequeña y asediada en estos 60 años, sea próspera y sostenible”, afirmó el mandatario cubano.

El presidente reconoció también la existencia de problemas internos. “Nos esforzamos en identificar y destrabar lo que algunos llaman bloqueo interno”, como el exceso de burocracia y otras limitaciones que impiden un mayor avance del país.

En palabras de Díaz-Canel, las medidas nada tienen que ver con el populismo, “como han pretendido atacar algunos que nunca han estado interesados en el bienestar del pueblo”.

De acuerdo con el mandatario, las referidas decisiones son resultado de lo vivido por el Consejo de Ministros en esta etapa de intercambio durante los recorridos por las provincias, así como con cosas que estaban pendientes y que necesitaban respuestas. Además salen de los reclamos de nuestros trabajadores, de nuestros economistas.

También tiene que ver con ideas que se ratificaron en el recién concluido Congreso de la UNEAC, y con los debates suscitados en el proceso de discusión de la nueva Constitución”, argumentó.

Sobre el aumento salarial efectivo a partir del mes de julio para los trabajadores del sector presupuestado, precisó que no resulta una reforma salarial, pues esta contemplaría otros aspectos como una política de precios más coherente, el fin de la dualidad monetaria y cambiaria y la eliminación de los subsidios.

“Este es un incremento salarial en el sector presupuestado que no contradice lo que haremos después. La filosofía es ir todos los días arrancando un pedacito a los problemas”, explicó.

Díaz- Canel consideró que con este primer paso se empezará a romper la inercia, a darle otra dinámica al tema de los salarios y a la relación del trabajo con los ingresos de las personas. “Se trata de un sector en el cual se defienden las conquistas de la Revolución y que brinda importantes servicios públicos”, afirmó.

Antes de su aprobación, las medidas fueron analizadas por expertos, académicos y miembros del Consejo de Ministros, y valoradas por el Buró Político del Partido.

El Jefe de Estado reiteró la necesidad de prepararse en cada lugar para la implementación concreta de estas medidas y a conjugar los intereses personales con los de la sociedad. Para ello, llamó a pensar y actuar como país, con sentido de responsabilidad, participación y aporte colectivo.

“Uno ve que el anhelo de Estados Unidos es que regresemos al Período Especial, pero ahora estamos en mejores condiciones para vencer las dificultades ”.

El presidente cubano explicó que los nuevos cambios cumplen el propósito de ordenar el país de cara al futuro, toda vez que permiten crear una base para las medidas que serán necesario aplicar en los próximos años para que la economía nacional funcione de manera coherente.

“Ahora quedan muchos retos. Por ejemplo, observar cómo se mueve el consumo, el mercado e indicadores como el índice de formación de precios. Habrá que trabajar también para sustituir métodos administrativos por métodos económicos financieros”, alertó.

Abundó que las medidas buscan también elevar la motivación y el compromiso en los trabajadores, lo que se traduce en mayor rendimiento, aprovechamiento de la jornada laboral y una mejor eficiencia y productividad.

“Toda la economía del país tiene que apoyarse. Ahora hay que ver un mejoramiento de la calidad de servicios imprescindibles como la Salud, la Educación o comunales. Además, es esencial la preparación de los cuadros, funcionarios y administradores para evitar malas interpretaciones de los cambios”, agregó.

Respecto al sector empresarial, puntualizó que también recibe beneficios, porque las nuevas facilidades repercutirán en los salarios. No obstante, llamó a que esto se traduzca en mayores producciones y mejores servicios al pueblo.

Finalmente, el presidente cubano recalcó que la Revolución no sería nada sin el pueblo, por lo que todas las medidas tendrán éxito si el pueblo las hace suyas, las defiende, “y entiende que ninguno de nosotros puede tanto como todos nosotros juntos”.

“Venimos a esta Mesa Redonda a convocar al trabajo, con inteligencia, con amor, a darle contenido a lo que nos hemos propuesto para ser un país mejor. Y con la convicción de que la suma de todos esos esfuerzos hará el milagro de la prosperidad sostenible a la que no hemos renunciado”, concluyó.

Para sacar a flote las capacidades internas de la economía

Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate.

Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía, aseguró que los cambios pretenden impulsar la economía cubana. Asimismo, explicó que son disposiciones amplias y no estáticas, lo que significa que pueden sufrir modificaciones en dependencia del contexto.

“Las medidas económicas no llegan solo para resistir el bloqueo, sino que también buscan el desarrollo del país y seguir avanzando en medio de ese escenario. Con su implementación pretendemos sacar a flote las capacidades internas de la economía”, aseguró.

Se potencian conceptos esenciales:

  • Defender la producción nacional
  • Diversificar y aumentar las exportaciones
  • Sustituir importaciones
  • Fomentar los encadenamientos productivos
  • Potenciar la empresa estatal socialista
  • Avanzar en la soberanía alimentaria
  • Potenciar el desarrollo local
  • Cumplir con la política de la vivienda
  • Poner la ciencia en función de los problemas de la economía

El ministro de Economía explicó que con las medidas se pretende redoblar los esfuerzos para aumentar las producciones nacionales y trabajar en un balance nacional de alimentos, que también incorpore el alimento animal, como una de las formas de reducir las importaciones.

Para lograr esta meta, comentó que es necesario implementar políticas de la ciencia, la tecnología y la innovación y priorizar, desde el plan de la economía, la asignación de recursos materiales y financieros a la industria nacional.

Un paso clave en ese sentido resulta la discusión en los centros de trabajo para la elaboración del plan de la economía para el próximo año, a partir de las potencialidades internas y bajo el principio de no importar nada que se pueda producir en el país.

Al referirse a las proyecciones a corto plazo, Gil Fernández puntualizó que el Estado concentra los esfuerzos principales hacia las producciones dirigidas a la exportación, la producción de alimentos, las energías renovables, la informatización y la vivienda, todo enmarcado en el plan de desarrollo de la economía hasta el 2021.

Otras tareas prioritarias son asegurar los productos a la población, sobre todo los relacionados con los alimentos y los de las líneas económicas, así como potenciar el turismo —sector motriz de la economía—, revisar todos los gastos para suprimir los no imprescindibles y aplicar medidas de ajuste de los portadores energéticos.

Sobre este último tema, subrayó la instalación de Sistemas de Posicionamiento Global (GPS) y los avances en el uso de las tarjetas magnéticas, decisiones esencialmente enfocadas al fortalecimiento de las medidas de control para evitar el robo de combustible.

Cambios y flexibilizaciones:

En cuanto a los proyectos y las inversiones, explicó que se decidió que los organismos exportadores, comenzando por el Ministerio del Turismo, adquieran determinados productos con el 50 por ciento de su liquidez.

“Hemos hablado varias veces del alto número de productos importados, sobre todo porque no tenemos esos insumos en el mercado nacional. Muchas veces sucede que no llega la divisa al sector empresarial, pero los organismos exportadores sí la tienen y prefieren importar los bienes. Es por eso que hay que crear las condiciones financieras para que las entidades tengan esa posibilidad”.

  • Perfeccionar las empresas de subordinación local del sistema de comercio minorista.
  • Medidas para otorgar mayor autonomía a los territorios.

Eliminar las trabas que dificultan el encadenamiento productivo de los diferentes actores económicos, del sector estatal con el no estatal, del sector estatal con la inversión extranjera.

“Tenemos que buscar las alternativas para solucionar los problemas económicos en la propia industria nacional, con nuestros propios actores económicos y buscando potenciar las reservas internas, sin que prime la mentalidad importadora”.

  • Flexibilizar la planificación, sin perder su condición centralizada.

“Estamos planteando la realización desde la base de propuestas para el plan e incorporar durante su ejecución los niveles de actividad e inversión que aporten más eficiencia a la economía. Romper el concepto de que lo que no está en el plan no se puede hacer”.

El plan no puede ser una camisa de fuerza, ni en su realización ni implementación.

  • Estudiar la aplicación de la criptomoneda.

Estamos estudiando su aplicación en las relaciones comerciales nacionales e internacionales, para lo cual se trabaja de conjunto con la academia, porque aquí hay talento suficiente para estudiar esos fenómenos a partir de nuestra realidad.

  • Garantizar la contabilidad de los hechos económicos. 
  • Fomentar las exportaciones de bienes y servicios.
  • Implementar medidas para disminuir la importación de mercancías por las personas naturales e incrementar la captación de divisas que en la actualidad salen del país.
  • Crear productos financieros atractivos que permitan captar parte de las remesas que se reciben hoy en el país. 
  • Mejorar el incentivo al trabajo mediante el incremento del salario en el sector presupuestado y el perfeccionamiento del mecanismo para el pago en el sistema empresarial, manteniendo su vinculación con los resultados productivos.

Medidas para fortalecer la empresa estatal

  • Desarrollar una institución financiera, bancaria o no, que propicie el desarrollo empresarial, para asegurar el capital de trabajo y permita establecer esquemas de encadenamientos productivos.

Estamos buscando un mecanismo que permita anticipar financiamientos a nuestra industria, con respaldo de liquidez para poder importar o hacer determinadas operaciones internas en el mercado, de forma tal que los financiamientos lleguen hasta nuestros productores con mayor oportunidad.

    • Operar los esquemas cerrados de financiamiento a nivel de empresas.
    • Financiar microinversiones y ampliar el uso de los esquemas cerrados de financiamiento, manteniendo el coeficiente aprobado en el plan de la economía.
    • Permitir que las empresas puedan retener, total o parcialmente, los ingresos en divisas obtenidos por el sobrecumplimiento de las exportaciones planificadas.
    • Fomentar el prefinanciamiento a las producciones y a las inversiones.
    • Aplicar el sistema de relaciones entre las empresas y la Zona Especial de Desarrollo del Mariel que permitan a las entidades retener el 50% de las divisas provenientes de esas operaciones mercantiles.
    • Permitir la comercialización de producciones disponibles a precios establecidos, eliminando el subsidio en el caso que corresponda.
    • Dar facultad a las empresas que se decida para importar productos que tributen a producciones para la exportación.
    • Incrementar el pago de utilidades a los trabajadores, de tres salarios medios a cinco, bajo el requisito del cumplimiento de los indicadores productivos.
    • Modificar el proceder establecido hoy para financiar las actividades de desarrollo y de capacitación, que sean consideradas como inversión y no como gastos.

Con respecto a la preocupación en las redes sociales y en la calle sobre la posible subida de precios, Gil Fernández comentó que un incremento del salario en el sector presupuestado no tiene que llevar a un aumento de precios.

“No se hacen modificaciones en el salario del sector empresarial, por lo tanto tampoco puede existir un aumento de costos en este sector ni de la demanda.Si luego del inicio de la medida existiera mayor demanda, habrá más beneficios para la empresa, porque vende más”, explicó.

En cuanto al sector no estatal, abundó que no existirán aumento de precios en el mercado mayorista, ni crecerán los impuestos o se modificarán lo deducible. “Las reglas del juego se mantienen iguales y desde el punto de vista del costo de producción todo seguirá como hasta ahora. Sí habrá mayor demanda, pero el aumento de precios no puede contradecir el sentido de la medida”.

El titular de Economía hizo referencia a la necesidad de trabajar más en la formación de precios para que la familia pueda acceder a un grupo de bienes y servicios que antes no podía. Para ello, puntualizó, se pretende potenciar el acceso a un grupo de ofertas en sectores como las telecomunicaciones o el turismo.

A la par se hace imprescindible fortalecer la circulación mercantil minorista, para lo cual se estableció que algunos de los recursos que no se empleen en el proceso inversionista se destinen a la venta minorista, a partir del incremento de la demanda.

Recordó que fueron incorporados temporalmente algunos renglones a la venta normada para evitar la especulación.

“Creemos que estamos en condiciones de enfrentar estas medidas con éxito y que las mismas redundará en un beneficio para la población”, concluyó el titular de Economía.

Cubadebate
Cubadebate

Contra el Terrorismo Mediático

http://www.cubadebate.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *