Trabajan en Las Tunas por mantener calidad en producción de galletas

Las Tunas

Las Tunas.- No es pan caliente, pero igual se acaba. Las galletas de sal duran nada en los mercados ideales de esta ciudad. En El Serrucho las que lleven se venden, se ha convertido en un producto estrella, así lo asegura su administradora, Yaneth Licea.

Aunque es una pena que en ocasiones, la falta de materias primas y la deficiente tecnología de la fábrica de galletas de esta ciudad, afectan la estabilidad de la presencia del producto en los mercados tuneros. Sin embargo, Juan Ramón Pérez, el administrador, comenta que gracias al movimiento innovador de la industria, se logra la aplicación de alternativas para mantener la elaboración del producto.

En esa entidad son 13 los trabajadores directos en la producción, y elaboran diariamente más de una tonelada del producto.

La fábrica, de tecnología italiana, se montó en el 2012 y produce galletas de sal y las llamadas vitamaltas, con gran aceptación entre los tuneros.

A pesar de los inconvenientes del día a día,  el colectivo de trabajadores se esfuerza por llevar la población el alimento con la calidad que los caracteriza.

Es cierto, existe una estabilidad en el suministro de galletas a los mercados ideales, aunque la demanda aún continúa por encima de la oferta, lo que se constituye sin dudas un incentivo para trabajar arduamente y sobrecumplir los planes productivos, a fin de satisfacer los reclamos de la población.

Además de esta, la Empresa Alimentaria de la provincia de Las Tunas cuenta con otra fábrica de galletas en la localidad de Bartle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *