Crecencio Ochoa y un ángel por su esperanza

COVID-19 Culturales

Puerto Padre.- Ana Lilian llega todos los días a su casa, y aunque parece cosa de rutina, sus preguntas llevan implícita las ansia de respuestas positivas: “estamos bien; por aquí sin novedades”; y en Crecencio, el chiste diario: “¡Soy un cañón!” Y ella siempre tiene que regalarle una sonrisa, antes de irse a la siguiente casa.

Quizás fue esa complicidad de la distancia, lo que inspiró al poeta a describir en versos su reconocimiento a quienes jornada tras jornada, escudriñan en las comunidades, indicios de la covid 19.

Un ángel de bata blanca

Va a mi casa día tras día,

Y me llena de alegría

Verle su mirada franca.

Con su modestia me arranca

Todo mi amor, que es virtud.

Talentosa juventud

Que se enfrenta a la pandemia,

que a la medicina premia

y cuida de mi salud.

(Ángel. Dedicada a Ana Lilian Céspedes Pérez. Estudiante de Medicina)

Crecencio Ochoa Atencio, se define como un eterno agradecido de la vida. Inquieto por naturaleza, entrelaza palabras en rimas y ha contado, de apoco, su visión de la pandemia.

Una canción, su décima Ángel y, por supuesto, las ya acostumbradas humorísticas, encuentran espacios en su rutina, y albergan, en cada una, los ecos de su esperanza (Imagen de Archivo).

Marlian Berenice Pérez Rodríguez
Marlian Berenice Pérez Rodríguez

Licenciada en Periodismo, graduada en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz. Periodista, cantante e hija súper orgullosa de esta tierra, mi Puerto Padre del alma, la raíz de la que no puedo desligarme.

http://www.radiolibertad.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *