Juliana Hilda, entre la fortaleza y la dulzura

Mi gente Puerto Padre

Cuando se habla de mujeres de coraza de hierro y corazón de miel, no puede faltar el nombre de la puertopadrense Juliana Hilda Mastrapa Pérez, cincuentenaria del sector azucarero  que hoy ostenta la medalla Jesús Menéndez.

Su activa labor desde el año 1966, la  hacen merecedora además de las condiciones Vanguardia Nacional de la Asociación de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) y de la Empresa Cañera.

Mastrapa destaca también, por su trayectoria en las brigadas que integran la Federación de Mujeres Cubanas y Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (FMC – ANAP), así como en zafras azucareras y unidades donde se producen alimentos para el autoconsumo.

Su compromiso y responsabilidad  ante la profesión que desempeña, fue evidente, en tiempos de aislamiento por  la Covid-19; a pesar de los problemas de salud que presenta, mantuvo sus labores como dirigente sindical y jefa del centro de dirección Atención a Productores Cañeros (APA), Antonio Guiteras.

La  ingeniera Mastrapa, es de esas mujeres revolucionarias que impacta donde quiera que llega. Su abnegación y carácter firme ante las tareas que le asignen son   baluartes que le permiten ostentar,  también, las medallas, Producción y Defensa, Jesús Suárez Gayol y Lázaro Peña.

Mantenerse activa por 52 años, en las labores del sector azucarero, hacen hoy de Juliana Hilda Mastrapa Pérez,  una mujer de coraza de hierro y  corazón de miel.

Lea también: Disciplina y responsabilidad ante la COVID-19

Daimarelis Pérez Lara
Daimarelis Pérez Lara

Reportera, Redactora en la emisora Radio Libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *