En círculos infantiles medidas estrictas ante Covid-19 (+Audios +Video +Fotos)

Destacamos Últimas publicadas

La inocencia de sus rostros, refugiados bajo mascarillas, dibuja sonrisa permanente. En salones, entre juguetes y colores, encuentras la fantasía de ser niño. Los pequeños de los círculos infantiles Casita Azucarada y Flores de la Vida, de Puerto Padre, contagian de ternura… en esas paredes se impregna la dedicación de educadoras y enfermeras en este período de enfrentamiento a la Covid-19.

En la nueva normalidad, el personal de salud, padres, niños, maestras y demás trabajadores extreman las medidas higiénico-sanitarias establecidas para desafiar al nuevo coronavirus.

Según Dayris González Suárez, enfermera de Casita Azucarada, es permanente el uso del nasobuco; en la recepción lavan sus manos trabajadores, los niños en sus espacios de aprendizaje, todos efectúan el paso podálico y se someten a  la pesquisa para descartar afección respiratoria.

A criterio de Iris Dania González Ávila, educadora del centro, siempre en los Círculos Infantiles han adoptado medidas, aunque “en esta situación se avizoren más estrictas. Cumplen con el distanciamiento, solo 18 niños por salón a la hora de jugar, los otros realizan esta práctica en los patios. Los juguetes son plásticos, lavables”.

A su vez, en el círculo infantil Flores de la Vida, también mantienen los requisitos para prevenir la pandemia. “En el aula de preescolar contribuimos a potenciar las medidas higiénico-sanitarias con el lavado de manos, toallas, limpieza de superficies, interruptores…”, ejemplificó Yoslaine Molina Malvarez, educadora de preescolar.

Los padres de los niños desempeñan un rol esencial. Solo pueden llevarlos hasta la entrada donde los reciben las “tías”, de este “hogar de mañanas y tardes”. “Existe una barrera de contención que asegura el cuidado a nuestros hijos”, confesó Sandra Martínez González, madre de Ana Laura Rodríguez Martínez, del cuarto año de vida en el círculo infantil Casita Azucarada.

En un mundo de arcoíris y nasobucos, ellos son la esperanza. “Cuando llego de mi casa me lavo las manos con agua y jabón, las seco, me cambio el nasobuco para no enfermarnos, así cuenta la pequeña de preescolar en el Flores de la Vida, Alexandra Alba López.

Es visible el rigor en el cumplimiento de las indicaciones sanitarias. Así lo corrobora  Yelaine Guerra García, directora del Círculo Infantil Casita Azucarada, quien argumenta: “no puede pasar ningún personal ajeno, solamente trabajadores y niños. En las mañanas, las enfermeras los reciben y chequean si existen síntomas respiratorios, al propio tiempo que indagan si hay contactos con personas de otras provincias o país en sus casas”.

Sin dudas, las medidas higiénico-sanitarias que aparecen en el protocolo de la estrategia para el desafío a la Covid-19, son imprescindibles para evitar el contagio.

 “El juego es fundamental para los niños, la hora del sueño también, de 1.5 metros debe ser la distancia entre los menores para que puedan dormir sin nasobucos. Las medidas hay que acatarlas, se debe mantener la disciplina”, destacó Jorge González Carralero, asesor de salud escolar de la Dirección Municipal de Educación.

La Covid-19 demanda actuar con responsabilidad y compromiso. Desde Casita Azucarada y Flores de la Vida, la fe se exalta con adecuada higiene. En los demás círculos infantiles del territorio: Tacita de Oro, Antonio Barreras y El Mambisito también retan a esta enfermedad. Las mascarillas o nasobucos son escudos de niños, educadoras, enfermeras y trabajadores para afrontar esta guerra epidemiológica en la conquista de un futuro saludable.

Sugerimos: Puerto Padre: Uso obligatorio del nasobuco en niños de círculos infantiles

 

Foto: Leila Rivero
Foto: Yoslaine Molina
Foto: Yoslaine Molina
Foto: Yoslaine Molina

(Por Leila Rivero Carralero, estudiante de periodismo)

Equipo Web Radio Libertad
Equipo Web Radio Libertad

Equipo de Redacción Digital de Radio Libertad

http://www.radiolibertad.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *