Siembra de arroz en La Morena: la mejor manera de no renunciar a un sueño (+Audio +Video +Infografía +Galería)

Destacamos

Cuando Maykel Velázquez Ramos vio nacer las pequeñas vainas entre las hojas de las plantas de arroz supo lo placentero de alcanzar un sueño.

“Todo el mundo decía que nosotros estábamos locos, que como tradicionalmente en Puerto Padre no se sembraba arroz, y aquí supuestamente no se daba el arroz, todo el mundo medio que nos miraban un poco con recelos y otros se reían incluso de espalda y a veces en el frente de nosotros.  Y nada, les demostramos de que sí y hoy esas mismas personas dicen: es verdad que ustedes son unos campeones.”

Mientras sonríe explica cómo meses atrás,  asumió el reto de sembrar el cereal en tierras que según los entendidos en la materia, no clasificaban para éste cultivo.

Como fruto de la casualidad, conoció a Alberto Yanes Pérez durante un viaje a La Habana. A partir de ese día quedó sellada una amistad, distinguida por el deleite de tentar los desafíos.

“Casualmente  me lo topo en la caldosa de Las Tunas; iba para La Habana, a un problema de enfermedad, y él me hace seña  y lo monto, cuando empezamos  a conversar y  a hablar de agricultura, de cosas y de producción, tu sabes, enseguida me interesó el tema; él me explica que a lo que  más se dedicaba era a la cebolla y yo le dije: ah perfecto, yo tengo un pedazo de tierra que no es la gran cantidad pero sirve, y ya, vino para acá, se embulló y me dijo: ya de aquí no me voy más”

Alberto Yanez Pérez también rememora el encuentro que convirtió a Puerto Padre en un nuevo destino para plantar sueños.

Con mucha pasión, Maykel Velázquez Ramos intenta explicar los detalles de cómo se hace realidad un sueño. 

Aún así Maykel se muestra modesto al reconocer la utilización de  formas poco aconsejables para cultivar arroz.

 “No es tan nueva porque  estuve investigando y estuve hablando con los especialistas de Las Tunas y me dijeron que mucho antes de que se hiciera el proyecto en Cuba y el proyecto Viet Nam y China, aquí se sembraba arroz,  en muy pocas dimensiones y como se sembraba realmente era de esa manera,  en secano, incluso habían personas en Sancti Spíritus que en las lomas, las montañas, lo sembraban así. Pero en ese momento nosotros no lo sabíamos y lo experimentamos.”

Mientras muchos apostaban al fracaso, aquel dúo de hombres emprendedores más se obstinaba en demostrar lo viable del proyecto. Alberto lo rememora de la siguiente forma:

Soñador incorregible, Maykel imagina materializar un gran proyecto que permita obtener las cantidades de arroz necesarias para sustituir las costosas importaciones de este producto,  en Cuba.

Datos: Lázaro Díaz Rodríguez, director de la División Tecnológica de Arroz

“Yo he  pensado, incluso, que las importaciones en Cuba de arroz son muy altas, tú sabes, realmente unos 600 dólares la tonelada que se importa en Cuba, pero si nosotros con los suelos que tenemos, que en general son salitrosos y tienen un alto contenido de potasio, yo pienso que se debe aprovechar más del 80 por ciento de los suelos que hoy no se están utilizando para el arroz y que no requieren tanta preparación, yo creo que hasta en el futuro podemos exportar arroz”

Aunque la cosecha del arroz, esta vez estuvo condicionada como nueva experiencia, honraron la intención de contribuir con el alimento en sectores priorizados como Salud y Educación.

“En esta parte pequeña, lo que queremos sacar son las inversiones, dejar la semilla para sembrar bastante porque queremos sembrar todo y luego quedaría un poquito que queremos donar al pediátrico, tu sabes, un  poquito acá a las embarazadas, porque el año pasado sembramos ají y le donamos mucho al centro de aislamiento de la Covid, el que estaba en el Socucho y ya este año queremos hacer algo, no podemos hacer mucho porque realmente lo que sembramos fue como manera de prueba, no fue con el hecho de sembrar una cantidad, lo que queríamos era experimentar para ver que sucedía y ver los resultados, pero el año que viene si queremos hacer un plan con la cooperativa, algo mucho más serio”

Aunque no es hombre que renuncia con facilidad a un sueño, muchos son los retos que deberá asumir en lo adelante para concretar las expectativas.

Si hoy el municipio de Puerto Padre exhibe mejores perspectivas para autoabastecerse de arroz, es gracias a la audacia de  Maykel Velázquez Ramos y Alberto Yanes Pérez, que demostraron con perseverancia cuál es la mejor manera de no renunciar a un sueño.

Texto: Niuvis Ivón Torres González.

Video aficionado: Leidiedi Gómez Hidalgo.

Equipo Web Radio Libertad
Equipo Web Radio Libertad

Equipo de Redacción Digital de Radio Libertad

http://www.radiolibertad.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *