Santiago, Cuba en levantamiento por la libertad

Destacamos

Puerto Padre.-El 30 de noviembre de 1956 otra vez Oriente hizo destellar la victoria definitiva; las luces necesarias las prendieron jóvenes dispuestos a combatir y dar sus preciadas vidas si fuera necesario, para cumplir la nueva misión: levantar a Santiago de Cuba como apoyo al desembarco del yate Granma.

En la misma ciudad donde tres años antes había echado a andar el motor grande de la Revolución, bajo las órdenes del jefe de acción y sabotaje del movimiento 26 de julio, Frank País García, se dieron lecciones de cuánto es capaz de hacer un pueblo por la verdadera libertad.

El ataque a estaciones policiales, cuarteles y demás lugares donde estuviese acantonado el ejército y la policía figuraron entre las principales acciones, destinadas a apoyar la entrada de los expedicionarios liderados por Fidel Castro Ruz.

La urbe se convirtió en  auténtica multitud enardecida por los sucesos, gran parte del pueblo, se hizo partícipe del levantamiento lo mismo de manera directa que dando abrigo a los revolucionarios. Por vez primera Santiago de Cuba fue testigo del uniforme verde olivo en su ejército.

Los esbirros recibieron refuerzos y se ensañaron con los combatientes quienes se replegaron porque el  Granma no arribó a tiempo consecuencia de  una tormenta. En las acciones perdieron la vida Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada.

64 años después se repasa la historia y se ratifica que lo acontecido el 30 de Noviembre de 1956 en Santiago de Cuba, demostró el ímpetu y fervor revolucionario del  Movimiento 26 de Julio, como organización preclara en la lucha final.

Tomado del sitio digital http://www.radioangulo.cu

 

Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *