Ignacio Agramonte: fulgor de nobleza para la Cuba amada

Destacamos Puerto Padre

Hidalguía y amor sin límites en una vida entregada a la noble causa le permitieron a Ignacio Agramonte y Loynaz ascender al sitial más alto de la historia, la perpetuidad. A un lado el linaje, la Patria demandaba audacia y entrega. 

Gigante moral que supo pelear con la vergüenza, en tiempos de metrópoli. Diamante con alma de beso, así le calificó el Apóstol. Y es que su dignidad y ansias de independencia plena se antepusieron al amor personal y profesión de abogado.

Ignacio Agramonte y Loynaz, el Mayor General de las tropas mambisas, o sencillamente El Mayor, dejó su impronta y sabia militar en los campos; selló con honor cada combate y legó a la posteridad lecciones auténticas de un heroico hijo, como le denominara Carlos Manuel de Céspedes.

Desde el Camagüey brilló con nobleza, y en esas tierras alcanzó victorias definitorias en la contienda contra los españoles, que temían de su paso insurrecto.

Más de cien combates protagonizó con sus tropas, las mismas que se cubrieron de gloria en el rescate del General de Brigada Julio Sanguily.

Como “Insigne Paladín» y «Arquitecto de la Revolución», Agramonte traspasó los umbrales de la inmortalidad con solo 32 años.

Este 23 de diciembre al cumplirse el aniversario 179 de su natalicio le veneramos haciendo nuestra aquella sentencia suya «…La más alta y noble misión del hombre es el trabajo, cimiento de la sociedad y único medio de conquistar una Patria honrada, que es el fin del programa que nos ha arrastrado llenos de animosa fe a estos turbulentos campos para convertirnos en obreros de la Humanidad.”

Sigue cabalgando “El Mayor  con su herida y  mientras más mortal el tajo es más de vida…”

(Imagen tomada de Ecured)

Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *