Muerte de otro afronorteamericano a manos de policía aviva rechazo al racismo

Del Mundo

Washington.- La muerte de otro afronorteamericano a manos de un policía blanco en Columbus, Ohio, aviva la indignación en Estados Unidos, donde crecen las protestas contra el racismo y la brutalidad de los uniformados.

El oficial Adam Coy mató a tiros en la madrugada del último martes a Andre Maurice Hill, de 47 años de edad, desarmado y con un celular en la mano, al responder a una alerta corriente no vinculada a una emergencia.

Según los reportes sobre la tragedia, la víctima era el huésped del dueño de una vivienda, no había cometido ningún crimen y estaba en el garaje de la casa cuando recibió los disparos.

Coy activó su cámara corporal justo después de disparar y un colega tampoco tenía el equipo prendido cuando ambos se personaron en el lugar, pero gracias a la función de poder ver los 60 segundos previos, el momento de la balacera quedó grabado, aunque sin sonido.

El video publicado muestra a Coy acercándose a la vivienda con una linterna y a Hill andar hacia el agente con un teléfono móvil, mientras unos seis segundos después de que la silueta de la víctima se hace visible en la grabación el policía abre fuego.

Por la falta de sonido, se desconoce si Coy le dijo algo a Hill o le dio órdenes específicas antes de disparar, y tampoco se ve la mano derecha del victimario.

Medios locales de prensa reportaron que fue suspendido Coy, quien tenía denuncias en su contra por uso excesivo de la fuerza y demoró en acercarse a su víctima aún con vida.

Las informaciones recordaron además que Hill fue el segundo afronorteamericano asesinado por la policía en menos de tres semanas en Columbus, pues Casey Goodson Jr., de 23 años, recibió varios disparos el 4 de diciembre cuando volvía a casa después de comprar unos sándwiches.

Andrew Ginther, alcalde de dicha ciudad, afirmó que la comunidad afronorteamericana está aterrada, preocupada e indignada, y cada hecho en su contra es un asombroso desprecio por la vida.

Múltiples protestas contra la injusticia racial y la brutalidad policial se desencadenaron en Estados Unidos desde el asesinato en mayo pasado del también afronorteamericano George Floyd. Desarmando igualmente, ese hombre pereció sin poder respirar bajo la rodilla de un policía blanco en Minneapolis, Minnesota, y las imágenes del suceso se difundieron de manera inmediata.

Una vez más, los oficiales ven a un hombre negro y concluyen que es criminal y peligroso, criticó el abogado Ben Crump, defensor de varias familias de las víctimas, incluida la de Floyd.

Con Hill son 96 las víctimas negras a manos de un policía desde Floyd, aseguró el abogado al denunciar “una trágica sucesión de tiroteos por parte de uniformados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *