Puerto Padre: unidad ante desafíos en 2020 (+Video)

Últimas publicadas

Termina el 2020. Un año que al decir de nuestro presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez es el “más duro de la Revolución en las últimas décadas”. Fueron 365 días de desafíos y combates por la vida.

Un calendario que puso de relieve la mayor fortaleza del pueblo, la unidad.

Para los puertopadrenses el comienzo vaticinaba mucho trabajo, sobretodo en la producción de alimentos, asimismo en el perfeccionamiento de los órganos locales del Poder Popular.

Enero y febrero nos condujeron a jornadas voluntarias en unidades agrícolas.  Desde todos los sectores la participación fue notable en la siembra de caña, deshierbe y plantación de cultivos varios.

Llegó marzo y con él la pandemia que trastocó las rutinas individuales y colectivas. Hubo que plantarse ante lo desconocido y crecer para retar a la misma muerte.

La Covid-19 no tomó de brazos cruzados a profesionales y técnicos de salud y desde el primer caso, junto a los pobladores, estudiantes de Ciencias Médicas y grupos de trabajo comunitarios, cada evento hizo ganar en experiencia y una máxima predominaría: evitar trasmisión local.

De inmediato abrieron centros de aislamiento y con el concurso de todos funcionaron de manera óptima; el Hospital General Docente Guillermo Domínguez López, en poco tiempo reordenó los servicios y por un mes se mantuvo en atención a pacientes de Infecciones Respiratorias de toda la provincia.

En las demarcaciones, personas y familias vulnerables, sintieron el abrigo gubernamental. Colectivos laborales hicieron más con menos al reducir las plantillas: madres de menores, mayores de 60 años y con padecimientos crónicos, quedaron en casa, bajo la protección salarial.

El Consejo de Defensa Municipal, activado por más de 5 meses dio muestras de capacidad movilizativa y de conducción en situaciones excepcionales. Grupos y subgrupos se imbricaron en la implementación de tareas.

Con la pandemia se detuvo el curso escolar, las actividades culturales y deportivas, pero sus hacedores se convirtieron en mensajeros y no pocos se fueron a centros de aislamiento y zona roja, porque así responden los hijos agradecidos.

El nasobuco, distanciamiento, barreras de contención signaron las jornadas y lo siguen ahora como parte de un nuevo código de vida, que llegó con la normalidad diferente.

A la pandemia se sumó el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos y la crisis mundial,  un azote sin precedentes a la economía local, pero el temple de los puertopadrenses se impuso y en la construcción de viviendas concretaron planes, así como en otras tareas de primer orden: en la empresa salinera, en Puerto Carúpano, colectivos agropecuarios y cañeros, en la industria azucarera, en los derivados de la caña, en talleres textiles, en combinado cárnico, transportistas, comerciantes, gastronómicos, educadores, trabajadores no estatales el empeño de seguir adelante no menguó, al contrario, con la premisa de hacer, en bien común se enaltece el puertopadrense.

El programa materno infantil, la atención al adulto mayor,  la formación de nuevos profesionales, a la par de la calidad del proceso docente educativo, continuidad de estudios de la totalidad de los egresados de sexto y noveno grados, así como los resultados en exámenes de ingreso a la educación superior son saldos que hablan también de la grandeza de nuestra gente.

Nuevas obras se materializaron en el territorio en el año, fruto de la voluntad gubernamental.  Farmacias, unidades gastronómicas y del comercio, mini industrias, surgieron al amparo de la Contribución Territorial. 

El pueblo de Puerto Padre como el de toda Cuba se ha crecido en este 2020, “tan duro, que puso a prueba nuestra resistencia, nuestra solidaridad, nuestra unidad, pero nos dio mayores aprendizajes.  Y nos dio la victoria”. A las puertas de un nuevo calendario, alientan las palabras de nuestro presidente Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez. “Y aquí seguimos: Viviendo, resistiendo, creando y venciendo. ¡Adelante 2021!  Cuba te espera…”

(Imagen y Video: Cynthia Avello Rodríguez)

Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *