José Martí: memoria perpetuada en un parque villazulino.

Rincones de mi ciudad

La dimensión universal de José Martí es revelada una y otra vez por autores de todos los confines del planeta. De talla internacional rebasó las fronteras de la época en que vivió para convertirse en el más grande pensador político hispanoamericano del siglo XIX.

Foto: Germán López

El centenario del Apóstol convocó en 1953 a las principales autoridades de Puerto Padre, para la realización de un grupo de actividades en homenaje al natalicio de José Martí.

La ceiba que hoy se erige majestuosa a un costado del busto dedicado a Martí fue plantada el 28 de enero de 1953 como parte del homenaje.

Foto: Germán López

Aunque estos árboles están cargados de leyendas y rodeados de misterios no es casualidad que fuera el escogido para acompañar desde la eternidad al Apóstol.

Foto: Germán López

La forma en que la ceiba propaga la semilla, esparciéndolas con el viento, es una apología al legado del hombre que hasta hoy, indica a cubanos y latinoamericanos, cuál es el camino a seguir.

Foto: Germán López

En el Busto dedicado a José Martí, la Bandera de la Estrella Solitaria descansa en la efigie justo en el lugar donde debería estar el corazón del maestro como alegoría a su amor por Cuba.

Un machete mambí cuál símbolo de su empeño por conseguir la libertad anhelada remata el monumento.

La escultura al Maestro que preside el lateral derecho del Parque José Martí, de Puerto Padre, parece repetir la frase perpetuada en la obra y convertida en promesa para las nuevas generaciones de cubanos: “Jamás saldrá de mi obra sin piedad y sin limpieza”  

Niuvis Ivón Torres González
Niuvis Ivón Torres González

Licenciada en Comunicación Social reorientada al Periodismo. Directora de Radio Libertad y de Regreso a los Molinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *