El fertilizador Tatú garantía en la productividad cañera

Puerto Padre

La creatividad del joven Yandisnier Pupo Garrido permitió la modificación del implemento Tatú para fertilización, en la Unidad Básica de Producción Cooperativa Guabineyón 4, a unos 8 kilómetros de Puerto Padre, inventiva que hoy ahorra salario, fuerza laboral y combustible, en esa unidad.

Ante el llamado de la máxima dirección del país de utilizar más la ciencia y la técnica para elevar el rendimiento productivo, Yandi, quien se desempeña como jefe de producción de caña en la UBPC, centró la mirada en el nuevo implemento de fertilización.

Sin perder tiempo, analizó que para cultivar y fertilizar la caña necesitaban en la unidad 2 tractores, uno para cada atención cultural, y 4 hombres, que significaban mayor pago por concepto de salario.

Eso implicaba además, un gasto de combustible de 21 litros por hectárea, por lo que consultó los manuales técnicos del implemento, en pos de innovar y responder a lo que se necesita, en medio de una compleja situación económica a nivel internacional.

Con ese objetivo y en la búsqueda de una solución, surgió la idea de modificar el implemento de fertilización, a lo cual se sumaron el ingeniero Arturo Proenza García, presidente de la cooperativa y Yovany Pupo Garrido, jefe de maquinaria, quienes ayudaron a colocar el aplicador de amoniaco y movieron  los recipientes a  un soporte fabricado con angulares que ajustaron al equipo original.

Para esta innovación, según explicó el técnico Yandisnier Pupo Garrido, también se tuvo presente la potencia del tractor y que con el cambio podían realizar mejor atención al cultivo de la caña.

Así se creó el nuevo implemento de fertilización que puede emplearse en los tractores de baja y mediana potencia, existentes en la mayoría de las cooperativas.

Según explicó Yandisnier, con un solo tractor y el implemento modificado, se prepararon en la campaña de siembra de caña 256.0 hectáreas, utilizando como promedio 11.0 litros de combustible por hectárea, que significa este año, un ahorro de 2 816 litros de petróleo y 5 120 pesos.

Esta innovación permite mayor atención a las más de 923 hectáreas de caña existentes en la UBPC Guabineyón 4 y llegar en venideras contiendas azucareras a  60 toneladas por hectárea.

En la cooperativa Guabineyón 4 se hoy trabaja para extender la experiencia al resto de las estructuras cañeras del municipio e innovar otros equipos en la atención del cultivo de la caña.

Leidiedi Gómez Hidalgo
Leidiedi Gómez Hidalgo

Periodista. Miembro de la UPEC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *