Kpopers o el placer del entretenimiento y la tenacidad

Culturales Últimas publicadas

Hace un tiempo ya que escucho el término K-pop y solo podía imaginarme dos o tres adolescentes imitando danzas coreanas.

Y sí, es un término que llegó desde el país asiático, pero qué encierra mucho más que la mera imitación, va a modos de vida, al respeto por una cultura e incluso a proyecciones personales.

Foto: Cortesía de la entrevistada

El K-pop, se ha esparcido como agua, o más bien como virus en red, por todo el mundo, gracias a la industria del entretenimiento, que por demás impone a las estrellas del pop coreano un entrenamiento riguroso desde edades tempranas para lograr los altos estándares en producción musical, coreográfica y audiovisual que le proveen la inmensa popularidad desde Europa hasta América Latina.

En Cuba, el K-pop se dio a conocer a través de las series y novelas coreanas que ocupan lugares de preferencia entre los más jóvenes.

Ella es Sandra Pérez Vázquez, una joven puertopadrense que ha encontrado en el K-pop, nuevas maneras de expresarse y de motivar a otros aficionados a estas manifestaciones artísticas.

En Cuba, este movimiento ha ganado muchísima fuerza, gracias al apoyo de ARTCOR, un proyecto sociocultural reconocido por la Dirección Municipal y Provincial de Cultura de La Habana, donde se ubican más de 50 clubes de fans, aunque en otras provincias también se existen organizaciones similares más pequeñas.

¿Qué sucede en Puerto Padre, con este movimiento?

DAEBAKDel coreano. Significa genial, asombroso., el primer grupo de K-pop en Puerto Padre pretende convertirse también en un medio de superación cultural y de entretenimiento sano para jóvenes, y, ¿por qué no? participar en el Changwon Kpop World Festival (Festival Mundial de Kpop de Changwon), concurso celebrado anualmente por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur y donde grupos cubanos han sido uno de los 10 finalistas, en 2018 y 2019, de entre más de 70 países en las modalidades de canto y baile.

Foto: Cortesía de la entrevistada

Sin duda alguna, el K-pop contagia por esa mezcla que logra del pop, R&B, hip hop y música electrónica, pero atrapa definitivamente porque en sus adeptos constituye parte de su vida, de su manera de actuar. Encuentran aquí, una fuente de valores, disciplina, superación, compromiso y el enfoque para alcanzar sus metas.

Sugerimos el siguiente artículo de Alma Mater, la revista de los universitarios cubanos, donde puede encontrar otros elementos sobre el movimiento del K-pop en Cuba, junto a testimonio de miembros de clubes de fans del pop coreano: Chino no, coreano

Marlian Berenice Pérez Rodríguez
Marlian Berenice Pérez Rodríguez

Licenciada en Periodismo, graduada en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz. Periodista, cantante e hija súper orgullosa de esta tierra, mi Puerto Padre del alma, la raíz de la que no puedo desligarme.

http://www.radiolibertad.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *