Manuela Emilia: la magia de educar con el alma

Mi gente Últimas publicadas

Para Manuela Emilia Peña Costa siempre es un placer rememorar sus años como educadora de círculo infantil. Hoy es una de las jubiladas puertopadrenses de Educación que cuenta con prestigio por sus años de servicio al sector, en los cuales formó a niños de varias generaciones y se desempeñó en cargos de dirección.

Foto: Cortesía de Manuela

Tan solo tenía 24 años cuando comenzó a trabajar en el Antonio Barrera de Puerto Padre, en 1968, y cuenta que en ese entonces, le tocó hacerlo de forma voluntaria en el puesto que le designaran. De ahí que tuvo que rotar por la cocina, lavandería, limpieza; hasta completar el primer año y quedarse de manera permanente como educadora.

Manuela atesora las anécdotas del salón de lactantes, aquel que representaba el mayor reto al que se enfrentaba una educadora de círculo infantil, por las características propias de la atención que requerían los niños. Con entusiasmo y añoranza recuerda las faenas que desplegaban en cada jornada con los cuatro grupos de infantes, divididos desde 45 días de nacidos hasta tres meses, de tres a seis meses, de seis a nueve, y de nueve a un año de vida.

Foto: Cortesía de Manuela

Lo recuerda como un trabajo arduo pero gratificante, pues era el salón donde los pequeños aprendían a gatear, hablar, dar sus primeros pasos. En el año 1978, fue escogida para ser fundadora del círculo Flores de la Vida. Fue un período importante en la carrera profesional de Manuela Emilia, pues le permitió superarse a través de cursos por dirigido y hacer una licenciatura. Además, en esta institución ejerció por 10 años el cargo de directora, con reconocimientos y distinciones conferidos a la excelencia en la gestión y conducción de procesos educativos, así como por su vínculo en la preparación de las educadoras y auxiliares pedagógicas.

Foto: Cortesía de Manuela

Para esta docente de vocación, “la razón de ser de un círculo infantil es la atención que se le brinda a los niños, como se quieren, se atienden y se cuidan; como se ven desarrollarse, y todo depende de la calidad del trabajo de las educadoras.”

Foto: Cortesía de Manuela

Con 28 años al servicio de los círculos infantiles en Puerto Padre, Manuela Emilia Peña Costa, mantiene lazos indisolubles con la Educación Primera Infancia, pues son lazos que vienes del alma, los recuerdos, la estima, del amor y la entrega a una tarea que considera la base de la formación de las nuevas generaciones

Foto: Cortesía de Manuela

 

Liliana González Cudina
Liliana González Cudina

Licenciada en Comunicación Social. Aborda temáticas relacionadas con los sectores de la Educación, Telecomunicaciones, Trabajo y Seguridad Social, así como procesos bancarios. Fan de la Fotografía.

http://www.radiolibertad.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *