Rafael, hijo adoptivo de Puerto Padre que abonó con su valor la victoria de Girón

Destacamos Mi gente

En la tierra rebelde y hospitalaria, Santiago de Cuba, nació Rafael Rodríguez Vázquez, hijo adoptivo de Puerto Padre, uno de los valerosos jóvenes que abonó con su sudor y valía la victoria de Girón.

¿Qué recuerda de aquellos momentos difíciles en Playa Girón?

“Yo recuerdo tantas cosas, como nosotros nos movimos desde Managua en un tanque por su propio eje, caminando, cogimos a Cuatro Caminos, el Cotorro, Vía Blanca, hasta llegar a Girón. Llegamos al central Australia, ya el Comandante en Jefe estaba allí, en el central Australia, que era el puesto de mando, y de ahí salimos a Playa Larga con el Capitán Fernández y allí repartieron las misiones”.

“Era un lugar muy estratégico, había dos carreteras, pero nosotros íbamos por una sola. Fue muy difícil para nosotros avanzar a la posición indicada porque a un lado había una cerquita y al otro la Ciénaga de Zapata, muchos obstáculos”.

¿Y Fidel, siempre estuvo al frente?

“Fidel siempre estuvo al frente, siempre estuvo al frente”.

¿La presencia de Fidel contribuyó mucho a la victoria?

“Bueno, lógico, si él fue el jefe fundamental, el principal, actuaba como tal y nosotros teníamos que dar más, a veces más de lo que podíamos. Fidel era el líder y nosotros lo seguíamos y lo apoyamos”.

Rafael, trasciende en la historia el disparo que le propinó el Comandante en Jefe al barco que estaba anclado en la Bahía. ¿Lo recuerda?

“Si, él le tiró con un SAU100, con un SAU100, le dio al blanco, entonces ese SAU100 con el que el tiró era de la compañía a la que yo pertenecía, porque yo no era oficial, era soldado cuando eso, posteriormente fue que yo llegué a oficial”.

¿Cuántos años estuvo usted en la Fuerzas Armadas Revolucionarias?

“Estuve 24 años. Soy Teniente Coronel”

¿Siempre fue tanquista?

“Primeramente cuando llegamos a La Habana era de la infantería y después me hice tanquista por la misma necesidad de incorporar jóvenes a cursos de tanquistas, porque se esperaba respuesta del imperialismo, como dijo Fidel, la Revolución no había terminado, la Revolución comenzaba. Entonces tuvimos que prepararnos porque Fidel sabía que el imperialismo iba a atacar a nuestro país y nosotros teníamos que estar preparados para enfrentar a ese enemigo; así me hice tanquista.”

¿Algo más que recuerde de Fidel?

“Sí, luego de la victoria y todo aquello que vivimos, el Primero de Mayo, Día Internacional de los trabajadores yo desfilé en un tanque de los que combatieron en Playa Girón y vi a Fidel, triunfador, enérgico, dispuesto, seguro, no lo olvidaré nunca”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *