En el Raymundo Castro desvelo por la sonrisa infantil

Destacamos Últimas publicadas
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
Dra. Lisett Rosel Bruzón

“Hay escasez de antibióticos, pero ningún niño hospitalizado queda sin el tratamiento que lleva su patología”, así dice con vehemencia la pediatra Lisett Rosel Bruzón, especialista de segundo grado con más de 30 años de experiencia. Y es que no han faltado en estos tiempos las noticias falsas y comentarios mal intencionados acerca de la falta de medicamentos en hospitales. No pocos replican que se pone en peligro la vida de las personas en unidades asistenciales de la salud pública.

En Puerto Padre, el Hospital Pediátrico Raymundo Castro Morales no escapa a la realidad de la baja cobertura en fármacos de “elección”, consecuencia del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de Estados Unidos al país, que impide la entrada de esos productos o de la materia prima; no obstante, los infantes son atendidos con probada calidad y reciben el medicamento para la curación de su dolencia.

Para la máster en atención al niño grave, ante las limitaciones se impone el conocimiento y la voluntad por devolver la sonrisa a quienes saben querer y son la esperanza del mundo.

La institución con unas 57 camas para la hospitalización de puertopadrenses menores de 19 años y los de igual edad de Jesús Menéndez, cuenta con el stock de medicamentos para las emergencias y dispone además de un cuadro básico que permite sustituir por ejemplo las cefalosporina de primera generación y segunda generación.

Las morbilidades de estos días, al decir de la doctora Rosel Bruzón están asociadas a “las lesiones de piel, infecciones respiratorias, síndromes febriles y para la curación de todas hay fármacos”.

“En la sala de cuidados progresivos se estabilizan a los niños graves, y se remiten a la sala de terapia intensiva del hospital provincial”, agrega la reconocida pediatra.

En el Hospital Raymundo Castro Morales el desvelo de cada profesional, técnico, directivo y obrero, es evidente; la entrega por la vida es máxima, por eso su colectivo distingue en indicadores de salud.

(Imagen de Archivo)

  •  
  •  
  •  
  •  
Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *