De altos de Mompié a la eternidad, Fidel es Fidel

Destacamos

Entre los lomeríos orientales, con olor a pólvora encendida y los hilos de sudor corriendo por las tupidas barbas, los rebeldes combaten una y otra vez, suman más integrantes y se afanan en el camino de la victoria. El tiempo y los ideales siembran en ellos la decisión de vencer.

La madurez en el andar insurrecto cimienta el paso de los que van incorporándose, y forja en todos y todas la conciencia de libertad o muerte. Es así como llegan a Altos de Mompié, y el 3 de mayo de 1958, protagonizan la unificación de la dirección política y militar de la guerra en el país.

Fidel Castro, el joven que guió el Moncada y el Granma, era designado Comandante en Jefe de todas las fuerzas revolucionarias y Secretario General del Movimiento 26 de Julio.

Triunfaba la concepción guerrillera, consolidando el prestigio y la autoridad de Fidel, también vibraba la unidad como principio indisoluble del programa de lucha, que conduciría meses después al heroico triunfo y que dos años más tarde, ese mismo día, dejaba democratizado el acceso a la enseñanza en el país.

Desde entonces Fidel es eterno guía de las viejas y nuevas tropas rebeldes que combaten en el terreno de las ideas por mejores haceres en aras de una sociedad más plena y con la premisa de conservar la soberanía que también tiene raíces en Altos de Mompié.

Rosa María Ramírez Reyes
Rosa María Ramírez Reyes

Máster en Ciencias de la Comunicación, con mención en Periodismo. Seducida por «el mejor oficio del mundo», desde 1995 destaca las historias de vida y los hechos que relatan el hacer de nuestra gente. Los premios y reconocimientos, en su esencia, tienen la pasión por el ejercicio de la profesión. Enseñar a nuevas generaciones también es encargo que asume.

https://cronicasdelpuerto.wordpress.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *